Hace unos días, Raquel Perera (44 años) revolucionó las redes sociales con un desnudo integral. Además de recibir un aluvión de comentarios positivos por su estilizada figura, la exmujer de Alejandro Sanz (51) preocupaba a sus seguidores por las manchas que mostraba en su piel.

Noticias relacionadas

Muchos se preguntaban si la psicóloga padecía vitiligo, a lo que Perera respondió que no y atribuyó el aspecto de su piel a la luz, sin dar más explicaciones al respecto. Ahora, Raquel ha decidido zanjar el tema y explicar el problema que padece en su piel. 

"No tengo vitiligo aunque si lo tuviera no pasaría nada, sí tengo psoriasis. Heridas de guerra visibles. Algún día éstas también se irán", ha comentado junto a una imagen en la que se pueden observar sus codos con lesiones rojizas escamosas

Algunos de sus seguidores se han sentido identificados por la enfermedad que sufre la empresaria. "Te ha dado un brote. Se lo que es eso hola tengo de gouta y cuando tengo alteraciones nerviosas me da un brote que me cubre el cuerpo entero. Es horrible", escribe una seguidora.

Muchos de ellos, le han dado las gracias a Raquel por dar visibilidad a esta enfermedad crónica de la piel. "Gracias por mostrar la psoriasis, rompamos barreras con esta enfermedad, yo la llevo padeciendo desde hace 24 años!!! ", comenta uno de sus seguidores. 

¿Ilusionada?

Hace unos meses, la psicóloga aparecía en actitud cómplice con el empresario Santiago Carbones, el exmarido de la periodista Raquel Meroño (44). Parecía que había rehecho su vida, tal y como ya ha hecho su ex Alejandro Sanz con la artista cubana Rachel Valdés, que ya se pasean su amor públicamente.  Todo apunta, tal y como ha asegurado el entorno de Perera, que su corazón continúa sin estar ocupado. 

De hecho, todavía quedan cabos sueltos en su divorcio con el artista, el que fue su marido durante una década. La ex pareja tiene que hacer frente a varios frentes legales, entre los cuales se encuentra un posible embargo de la mansión de Alejandro. Aunque están separados, Perera todavía sigue al frente de las empresas del cantante.

Raquel Perera y el cantante, en una de sus apariciones públicas como pareja. Gtres

La ruptura de la pareja

En el mes de junio del año pasado, la pareja decidía confirmar su ruptura a través de sus redes sociales, dejando constancia que "seguían siendo familia y que seguirán amándose y respetándose". Simplemente, "lo eterno es mucho más complejo y la gran ventaja de amarse es que ese sentimiento puede ir en muchas direcciones". A la pareja les unen dos hjos en común. Por esa razón, "la familia está por encima de todo eso y así seguirá".

Con esta declaración pública, la pareja respondió a los rumores que surgieron a raíz de un posible distanciamiento de la pareja. Una ruptura que parece que continúa siendo amistosa.

La expareja, en un restaurante. Gtres

Alejandro y Raquel Perera se conocieron cuando ella trabajaba como asistente personal del intérprete de Corazón partío. En el año 2012, la pareja decidía dar un paso más en su relación. Tras más de cinco años de noviazgo, se daban el "sí, quiero". Una boda a la que acudieron diversos amigos de la pareja como Paulina Rubio (48)Elena Tablada (38) o Antonio Carmona (54). Un año antes de pasar por el altar, el intérprete y su ex asistente daban la bienvenida a su primer hijo en común, Dylan, y en el 2014, ampliaban la familia con la llegada al mundo de la pequeña Alma.

[Más información: Raquel Perera, ilusionada con un conocido empresario tras su divorcio de Alejandro Sanz]