El pasado 13 de enero Bigote Arrocet (70 años) estaba citado en el Instituto Nacional de Toxicología de Las Rozas para someterse a las pruebas de ADN que certificasen que es el padre biológico de Alexis Ledgard. Un reclamo por el que el joven lleva tiempo batallando. Entonces, el chileno se encontraba en Londres -'huyendo' de los medios tras romper con María Teresa Campos (78)- y no acudió. Se lo esperó, pero no se presentó. 

Noticias relacionadas

En ese momento, el juez lo declaró en rebeldía, como pudo conocer JALEOS. Bigote desoye toda citación y pretexta que a él no le ha llegado nada. El tiempo pasa y este lunes 17 de febrero tiene otra oportunidad, en el mismo instituto, para dar ese paso. ¿Lo hará? ¿Acudirá Edmundo? Este periódico se ha puesto en contacto con Fernando Osuna, el abogado que defiende los derechos de Alexis, y explica que no existe ninguna esperanza de ver aparecer al cómico. Ni en la prueba ni en el juicio, que tendrá lugar el 18 de marzo. 

Alexis Ledgard acudiendo al Instituto Nacional de Toxicología el pasado 14 de enero. Gtres

Si es así y vuelve a no cumplir con su obligación, el horizonte se encapota para el chileno. Según Osuna, y con el artículo 767 apartado 4 sobre la Ley de Enjuiciamiento Civil en la mano, "el demandado que no se presenta, sin justificación alguna, el juez lo declara directamente padre". Visto lo visto, y con los antecedentes de Edmundo, así será. Así y todo, en opinión de este letrado, el humorista debería acudir, porque lo haga o no, el final será el mismo. 

Se le adjudicará la paternidad de Alexis de todos modos. Hay cosas que no se entienden y para las que Fernando no encuentra razones, sobre todo al hecho de que Bigote haya reconocido públicamente que Alexis es su hijo y no quiera hacerlo a nivel legal: "No se entiende. Por eso se le tiene que acorralar. Él sabe que si se presenta a la prueba dará que sí y quiere, a la desesperada, que suene la flauta. No es consciente de las muchas cosas negativas que tiene, de la mole en su contra". 

¿Estará asesorado de algún modo?, interpela este medio. A Osuna nada le consta: "Nadie ha comparecido en este tiempo, ni Bigote ni ningún letrado en su nombre". Y reflexiona: "Si hubiese querido solucionar esto, me habría llamado directamente a mí". Hace unos días, se publicó que Alexis había asegurado que su madre se le confesó y le dijo que Bigote no era su padre. El abogado del joven no da crédito y resta importancia a esta información: "Él a mí no me ha dicho nada, sería absurdo después de tanta lucha". Y se trata de una ardua batalla por parte de Alexis. 

Bigote en una imagen reciente llegando a su 'piso de soltero'. Gtres

Sabido es que el joven quiere resarcirse de tanta falta de afecto y que la desea enmendar con un reconocimiento legal. Un trámite que, cuando se efectúe, será determinante: Alexis tendrá derecho a la herencia y al apellido Arrocet, entre otras cosas. En esa línea, Edmundo estaría obligado a hacerse cargo de posibles problemas económicos de su hijo y del coste de posibles enfermedades. Eso sí, otra fuente experta en Derecho aclara a este medio que los reconocimientos de paternidad, las relaciones paternofiliales, van en ambos sentidos. Es decir, que las dos partes estarán en el deber de auxiliarse. 

Alexis y el daño moral

Nieto del mítico e importante Kiko Ledgard, que fue también presentador del Un, dos, tres, Alexis fue concebido estando casado Bigote Arrocet con Rocío Corral y tenían un hijo de dos años, Max. Luego tendría dos hijas más, Estefanía y Gabriela. Annette, la madre de Alexis, dio a luz como madre soltera y aunque él quiso darle los apellidos, Annette no necesitaba nada y quería que fuera un Ledgard. Una situación que ahora ha cambiado sobremanera y el joven quiere ser reconocido. Osuna es taxativo: "Aunque Edmundo lo vaya diciendo por ahí públicamente, no ha ido al registro civil a inscribir esa situación de padre con Alexis""Lo que se puede hacer es pedir una indemnización por daño moral, por ese sufrimiento anímico que se ven marginados, eludidos por sus padres. Por eso, es posible que se presente una demanda por daño moral, por ese padecimiento en la esfera anímica", añade el letrado. 

Bigote, ajeno a todo

Bigote y una misteriosa rubia. Gtres

Parece que el cómico no quiere saber nada de pruebas de ADN. Desde que finalizó su relación con María Teresa Campos, está centrado en otras cosas y se lo ve bien rodeado de distintas mujeres. De hecho, el pasado fin de semana, el humorista se dio un baño de multitudes en Málaga. El viernes 7, Bigote llegaba a la ciudad andaluza con el fin de presentar una gala benéfica que se celebrará el 18 de febrero. Durante su estancia en Málaga, el ex de la presentadora atendió a varias seguidoras que buscaban hacerse una foto con el personaje público del momento. Le pidieron besos, fotos y autógrafos y él no perdió la sonrisa en ningún momento. De hecho, se le veía disfrutar siendo el gran protagonista de la jornada. En las últimas semanas, a Bigote se le ha visto acompañado de una atractiva rubia. Sin embargo, parece querer jugar al despiste porque finalmente se ha informado de que se trata de su sobrina. Hace unos días, la pareja salía a cenar cogidos del brazo y muy sonrientes. Al llegar al domicilio de Edmundo, la complicidad entre Bigote y su nueva amiga era más que evidente. 

Tras la ruptura, muchas son las voces que hablan de infidelidades de Bigote. Hasta la fecha, tres han sido las figuras femeninas que han girado en torno al chileno: una médico de su país, una diseñadora peletera y una editora de moda. La relación profesional entre ésta última y Edmundo Arrocet se inició por el interés de la directora en que el artista escribiese en su revista, Madrid MagazinePara esta última edición, la primera en la que Arrocet firmaba un artículo de moda, se preparó un espectacular evento de presentación el pasado 27 de noviembre, seis días antes de que Arrocet enviase a Teresa el mensaje de WhatsApp donde le informaba de que lo suyo estaba roto para siempre.

[Más información: Edmundo Arrocet, citado el 17 de febrero para hacerse las pruebas de paternidad de Alexis]