La célebre soprano Angélica de la Riva (45 años) y el diputado de Ciudadanos Marcos de Quinto (61) hacen un tándem perfecto. Ella, una reconocida artista cubano-brasileña, ganadora del premio Carlos Gomes, amante del deporte y excampeona de remo en su país. Él, exvicepresidente ejecutivo de Coca-Cola, interesado por la Arqueología, apasionado de la poesía, los rallies y excampeón de esquí. 

Noticias relacionadas

La intérprete clásica ha sido la responsable de reconducir la vida sentimental de de Quinto, con un currículum amoroso plagado de desengaños. Los mismos que le llevaron a afirmar que su "único amor es Coca-Cola", la compañía en la que pasó 37 años.

Angélica y la pequeña, en el bautizo. Daniel Ebendinger

Desde que Angélica y Marcos se casaron en septiembre de 2017 en Cuenca, la pareja se ha hecho inseparable. De hecho, el diputado de la coalición naranja y su mujer acaban de bautizar a su primera hija en común. Es la primogénita para la cantante y el cuarto para el político

Recién aterrizada de Brasil, donde se celebró el bautismo de la pequeña Sofía Fernanda, JALEOS se ha puesto en contacto con la mujer que ha llevado la estabilidad a la vida de Marcos de Quinto. Angélica de la Riva ha desvelado cómo ha sido el emotivo bautizo de la niña, la segunda celebración que harán este fin de semana y los detalles más personales de su relación.

Marcos de Quinto y Angélica, en el aeropuerto con la pequeña. Redes

¿Cómo ha ido el bautizo de la pequeña Sofía? 

Lo hicimos en Río el pasado domingo. Ha sido algo muy emotivo. La hemos bautizado en la misma iglesia en la que se casaron mis padres: Igreja do Outéiro da Gloria. Me siento muy afortunada de haber podido compartir este momento con mis padres pese la inexorable marcha del ciclo de la vida. Como en nuestra boda, canté varias piezas durante la misa con la suerte de estar acompañada por amigos míos músicos de la Sinfónica de Brasil y la directora de la Ópera de RÍo. Después celebramos el evento en el ático de la casa de mis padres en Copacabana arropada por la familia y muchos amigos. Algunos de ellos no habían podido acudir a nuestra boda en España.

¿La familia paterna pudo acudir a ese gran día?

La hermana de Marcos sí asistió y ofició de madrina de mi hija Sofía. Sus hijos, por motivos laborales, no pudieron unirse. Haremos una segunda celebración con ellos este fin de semana.

¿Tuvo un embarazo tranquilo o hubo algún percance?

Ha sido una experiencia muy especial. Sin exagerar, casi que me siento mejor embarazada que sin estarlo. ¡Que viva la oxitocina! El parto fue por cesárea. Sofía estuvo sentada desde la semana 21. No la culpo. Con la marcha que llevaba, yo también me hubiera quedado sentada. Y la niña es la niña más buena del mundo. Hace dos meses me informó de que ya no quería más el pecho. Me hubiera gustado seguir amamantando hasta los nueve meses pero, igual, agradezco a cada instante lo sana que está. Ademas de simpática y guapísima, con los ojos de su padre. Duerme y come muy bien gracias a Dios.


Un embarazo que no le impidió continuar con sus compromisos profesionales. 

He cantado hasta el último mes antes del parto. Por cierto, participé en un concierto -en el Joy Eslava- de la artista Judith Mateo, estando ya muy embarazada- en el que interpreté un tema de Iron Maden y otro de Evanescence, género muy inusual para mí. ¡Me encantó el desafío! La niña saltaba dentro de mí. La única experiencia difícil fue que tuve mis primeras contracciones a los 6 meses en el escenario abriendo la temporada de la Orquesta Sinfónica de Brasil y no lograba respirar bien. Estuve un poco nerviosa pero todo terminó bien. ¡Menudo susto! Después me enteré de que estas contracciones son normales.

Angélica, embarazada de seis meses en el concierto MeT Mozarteum. Daniel Ebendinger

¿Cuándo retomará sus compromisos profesionales?

Mis próximas actuaciones incluyen mi participación en los VI Premios Iberoamericanos de Mecenazgo el próximo 26 de febrero, en la Academia de Bellas Artes de San Fernando, el concierto Thribune for Kirigitiel 7 de marzo en el Teatro Monumental, donde toda la recaudación será dedicada a la construcción de un centro para la reinserción social de niñas en Kenia. En abril interpretaré el Requiem de Mozart en el Auditorio Nacional, con el maestro Pascal Osa, y también participaré en la 59ª Semana de Música Religiosa de Cuenca. Además, en abril cantaré en el National Opera Center de Nueva York. En el segundo semestre empezaré la gira de mi espectáculo Música Fieramente Humana. Volví a cantar la semana pasada, antes de volar para bautizar a Sofia, en la apertura de la primera edición del Festival Alborada Clásica, en Granada, con el maestro Alexis Soriano.


¿A quién se parece la niña?

Todos dicen que a su padre. Lo que es innegable es que tiene sus ojos.

El bautizo de la pequeña Sofía. Daniel Ebendinger


¿Ser la mujer de un político le ha ayudado como artista o ha sido un hándicap?

Ser la mujer de Marcos de Quinto no representa hándicap alguno, ni tampoco ayuda alguna… El único problema para mi carrera puede haber sido el trasladarme fuera de Nueva York, que era donde desarrollaba mi vida profesional. Aquí, en España, no tengo los mismos contactos que allí. Pero me encantan los desafíos.

¿Cómo vivió la incursión en la política de su marido? ¿Lo veía venir?

Él siempre ha estado muy involucrado en todo lo que acontecía en su país pero nunca había contemplado la posibilidad de bajar al ruedo y complicarse la vida. Antes de meterse en esto, vivíamos tranquilos, a caballo entre Nueva York y Lisboa. Marcos escribía su libro y formaba parte de un par de Consejos de Administración. Creo que el hecho de quedarme embarazada despertó algo en él. Quería hacer algo por el país del que su hija iba a adoptar la nacionalidad. Probablemente, de no haber venido al mundo Sofía, viviríamos entre varios países y Marcos no tendría que aguantar la mala educación de quienes se meten con él en las redes sociales sin conocerle. La verdad es que Marcos es uno de los hombres mas correctos, éticos y de valores intachables que he conocido jamás. España tiene mucha suerte de tenerle luchando por ella.


¿Cómo se conocieron?

Nos conocimos el 9 de diciembre de 2016. Marcos había venido a Nueva York a dar una conferencia y siempre que él venía a Nueva York, llamaba a un amigo suyo de la infancia, Ricardo Llorca, compositor y profesor en la Julliard School. Ese día yo estaba con Ricardo, tratando temas de una ópera que él estaba escribiendo. Y Marcos apareció allí. The rest is history

La pareja dándose un beso. Redes


¿Comparten muchas aficiones?

Muchas, aunque yo no esquío y Marcos no rema. Pero es verdad, compartimos muchas aficiones. Marcos es el clásico renassance man lo que encaja perfectamente conmigo, que he sido tomboy de niña (niña masculina), jugando al polo y todos los deportes posibles y he vivido toda la vida en Nueva York. Además aprecio mucho lo melómano que es. Lo que más nos gusta es compartir momentos al aire libre con Sofia, compartir buenos momentos con nuestra familia y con nuestros amigos, y cuidar de nuestras numerosas mascotas.


¿Cuál es la clave del éxito de vuestro matrimonio?

Quererse mucho… y respetarse. Cuando ya no tienes 20 años, sabes entender lo que es importante y lo que merece la pena… Somos un verdadero equipo. Y, por supuesto, muitos beijinhos…

¿Tienen previsto ampliar la familia más adelante?

Eso nunca se sabe… Si son buenos como Sofia, que vengan cinco mas.