Diego El Cigala (50 años) ha cancelado el concierto que tenía previsto para este jueves 28 de noviembre en el Auditorio de Cuenca por una indisposición. Así lo han comunicado desde la cuenta de Facebook del propio centro cultural: "Cancelado el concierto de El Cigala en el Teatro Auditorio de Cuenca por indisposición del artista. Se devolverá el importe íntegro de las entradas por el mismo medio que se adquirieron. Disculpen las molestias".  

Según la información a la que ha tenido acceso JALEOS en exclusiva, el cantante llegó este martes por la noche al aeropuerto de Adolfo Suárez Madrid Barajas en un vuelo procedente de Latinoamérica. El intérprete de temas como Lágrimas negras pernoctó en la capital esa noche y la noche siguiente. El miércoles, El Cigala cenó con unos amigos, entre los que se encontraba el también cantante Alejandro Fernández (48), en un famosísimo restaurante madrileño. Como ha podido averiguar este medio, el grupo disfrutó de una velada en Floren Domezain, en el barrio de Salamanca. 

'El Cigala' junto a Alejandro Fernández en la noche que cenaron en Madrid.

El concierto en Cuenca, programado para las 20 horas de la tarde, finalmente no se ha podido llevar a cabo. Tras más de una hora esperando y con el auditorio lleno de fans del artista, se ha comunicado al público que El Cigala no iba a poder actuar. Según los organizadores, el cantante se encontraba mal, se le ha suministrado cortisona para recuperar la voz y han intentado, sin éxito, que se recuperara, hasta el punto que se ha visto obligado a ser trasladado al hospital.

Imagen que demuestra que el auditorio se encontraba con el aforo lleno. Redes Sociales

Las explicaciones no han calmado la furia de los asistentes. "Es un sinvergüenza, pero el auditorio también tiene culpa por no dar la cara y no dar explicaciones" o "¡Menudo artista!", ha asegurado uno de los asistentes en tono irónico.

El Cigala visitaba la ciudad dentro de la gira de celebración de los 15 años del disco Lágrimas Negras que grabó con Bebo Valdés e iba a estar acompañado por el pianista Jaume Calabuch, Jumitus.

Su vida en República Dominicana

La vida de El Cigala no ha sido fácil tanto por los problemas personales como por esa parte díscola que siempre le ha acompañado. En agosto de 2015 falleció su mujer, Amparo Fernández, víctima de un cáncer. Murió en Punta Cana, en la República Dominicana, donde el matrimonio vivía desde hacía dos años. Era su compañera desde hace más de veinte años, la madre de sus hijos, su representante, su sustento y su principal apoyo. No se separaba de él ni a sol ni a sombra.

Amparo fue la persona que más ayudó a Diego y son muchas las personas que apuntan que fue este fallecimiento el principio de una debacle emocional para el intérprete. Diego y Amparo tuvieron muchas complicaciones durante su matrimonio. Su mujer durante años supo alejarle de sus problemas con las drogas. En el momento más complicado, se lo llevó a vivir a Robledo de Chavela, aislado del mundo. Juntos tuvieron dos hijos, Diego y Rafael. Con todo, la vida del cantaor sigue sucediéndose en República Dominicana, con visitas esporádicas -y polémicas- a España. 

[Más información: Diego el Cigala la vuelve a liar con Pablo Motos y las redes enloquecen]