Una de las tramas que se han abierto a raíz de que comenzara GH VIP 7 es la relación que tiene Rocío Flores (22 años) con su madre, Rocío Carrasco (42). La hija de Antonio David (43) se ha propuesto defender a su padre en el concurso y lo cierto es que su labor está siendo alabada por los seguidores del programa por la templanza y el saber estar que transmite a la hora de debatir en plató. 

Noticias relacionadas

Pero su papel como defensora ha reavivado, inevitablemente, los comentarios por la mala relación que tiene con su madre. Son muchos los programas que estos días recuerdan la polémica separación de Rocío Carrasco y Antonio David y el largo litigio judicial posterior.

Después de estas semanas hablando de esta trama familiar, Rocío Flores ha roto su silencio en la gala de este jueves con Jorge Javier Vázquez (49). El presentador le preguntaba a la hija de Rocío Carrasco si veía factible una reconciliación con su madre y ella sorprendía con una respuesta pacificadora: "Yo creo que sí. De verdad. Te estoy siendo sincera. Creo que en un futuro, cuando pasen muchas cosas, sí. Es mi madre". Jorge Javier aportaba su opinión y consideraba que el tiempo volvería a poner todo en su sitio: "Yo estoy convencido de que con el paso de los años y del tiempo vais a reconciliaros".

Rocío Flores también recordó entre lágrimas a su abuela, Rocío Jurado. Mediaset

Por otra parte, Antonio David le ha confesado a Mila Ximénez (67), dentro de la casa, cómo Pedro Carrasco cuidaba de sus nietos: "La sentaba en su regazo y le daba siempre una onza de chocolate" y de su tía Gloria Mohedano: "Su tía Gloria les adora. El día que estuvieron en su casa les regaló dos fotografías de su abuela y David la colocó en su habitación, una de ella en Eurodisney".

Además, el padre de Rocío Flores ha descrito la excelente relación que su hijo David tiene con su actual pareja, Olga Moreno: "Conmigo mi hijo tiene locura pero con ella más. Como los dos nos llamamos igual, me dijo 'Papá, ¿por qué no nos casamos los dos?'. Y entonces el traje que yo quería se lo hicieron a él también. Nos vestimos juntos y nos plantamos en el altar. Cuando Olga entró y nos vio, que no sabía nada, se le cayeron dos lágrimas", relató el ex guardia civil. Una inocente anécdota que añade aún más leña al fuego de la mala relación de Rocío Carrasco con sus hijos, con quienes no tiene ningún tipo de contacto y que, según se ha relatado, ha llegado a colgar el teléfono a su hija Rocío indicándole que no vuelva a llamarla nunca más.

[Más información: Rocío Flores ya ejerce de famosa: todos sus retoques estéticos en tiempo récord]