Pilar Rubio (41 años) y Sergio Ramos (33) han vivido un último mes de ensueño debido a la celebración de su boda por todo lo alto, la luna de miel en el Caribe y la escapada familiar de lujo a Egipto. Pero poco después de asentarse de nuevo en España y en la realidad han sufrido un gran varapalo que puede tener importantes consecuencias legales e incluso penales para el matrimonio.

Noticias relacionadas

El asunto tiene que ver con su nueva mansión. Los Ramos Rubio adquirieron una gran propiedad el otoño pasado por un precio de 'ganga' en una exclusiva zona de La Moraleja. No dudaron en hacer de esa vivienda su nuevo hogar pero para ello pusieron en marcha la maquinaria de reforma y poder verla en un futuro tal y como ellos desean.

Sin embargo, tras unas semanas de obras y trabajos en el lugar, el cambio radical que está sufriendo el terreno se ha convertido en un problema político y medioambiental. Según ha apuntado este jueves Gustavo González (53) en Sálvame, la pareja quiso ampliar su mansión y lograr mayor terreno, por lo que han tenido que talarse 40 encinas del solar. De esta forma, la mansión ocupa ya 3.000 metros cuadrados de expansión.

Este hecho ha provocado una avalancha de críticas del sector ecologista y de los vecinos, por lo que se ha constituido un pleno extraordinario y urgente este viernes en el Ayuntamiento de Alcobendas para afrontar la cuestión y finalmente se ha impuesto una sanción de 250.000 euros al futbolista y la colaboradora de televisión.

Además, según apunta el colaborador, además de tener que hacer frente a esta cuantiosa multa, el problema podría derivar en un delito penal si los agentes públicos concluyen que la acción ha alterado la naturaleza geográfica, por tanto constituye un grave delito medioambiental que puede ampliarse sino no tenían los debidos permisos reglamentarios.

Este varapalo llega en un momento muy dulce no solo para la pareja sino también para toda la familia, ya que tras unas semanas de ocio y viajes de descanso, al fin podían disfrutar del calor del hogar y de ver poco a poco cómo se iba construyendo la casa de sus sueños. Sin embargo, las consecuencias por tener la mansión familiar que siempre quisieron podrían ser fatales.

[Más información: El revés más amargo de Pilar Rubio: pierde toda la información de su móvil en su luna de miel]