Pau Gasol (39 años) y Catherine McDonnell han pronunciado este domingo el 'Sí, quiero' que les une para siempre -o al menos hasta que el divorcio o la muerte los separe-. Pero su boda no ha sido un enlace cualquiera. Está lejos de lo mediocre y muy lejos de España. La pareja ha celebrado su boda en San Francisco, de donde es natural la financiera, en un hotel solo apto para los bolsillos más vip.

Noticias relacionadas

Su boda ha tenido lugar en el Hotel Fairmont, ubicado en la cima de la colina de Nob Hill. Se considera, según las listas de medios expertos en alojamientos de lujo en EEUU, el hotel de mayor lujo de California, tierra de poderosos y adinerados. Y es que también es la primera opción de muchos famosos y multimillonarios cuando buscan un escenario idóneo en el que casarse.

Pau Gasol y su esposa, en su foto de recién casados. RRSS

Tal y como ha expresado el propio Pau Gasol en la única instantánea de la boda que ha compartido en redes, fue "el momento más mágico que ha vivido en su vida" y lo hizo rodeado de "nuestras familias y amigos que han hecho que esta celebración sea tan especial". Fue una ceremonia íntima pero plagada de rostros famosos del mundo del deporte internacional, así lo ha hecho saber el catalán en su comunicado tras la boda, y multitud de personas importantes del círculo de ambos cónyuges.

Por muy íntima y secreta que fuera, dado el amplio grupo de amistades, familia y compañeros de gremio de los novios, la boda no sería menor al centenar de invitados, seguro. Una cifra que hay que multiplicar por los 235 euros que cuesta el cubierto en este lujoso hotel en el que festejaron con altar, comida y fiesta su unión. El banquete incluía entremeses durante la recepción de bienvenida, tres platos, un pastel de bodas, servicio de vinos con la comida, brindis con champán y un bar de barra libre.

A esa cantidad ha de sumarse los detalles de decoración que hayan pedido expresamente Pau y Catherine, la disposición de las salas o el comedor -pues el hotel posee al menos 5 salones para banquetes con diferentes capacidades y ambientes- o el nivel de intimidad que hayan solicitado, que ese requisito también se paga. Tonga Room & Hurricane Bar suele ser el lugar favorito de los novios para celebrar su banquete posboda, y es que el sitio recibe constantemente premios por ser el anfitrión de la mejor hora feliz de San Francisco y ofrece una cocina excepcional inspirada en la isla y en su entorno tropical.

Sin embargo, no todo ha sido decir los votos, comer y fiesta. Muchos de los invitados llegaban desde diversos puntos del planeta, España o la costa Este de Estados Unidos entre otros; por lo que para estar presentes en la boda este pasado domingo tuvieron que alojarse en el hotel de la ceremonia. Conociendo la generosidad de Gasol habrá dispuesto todo para sus invitados y podría haberse hecho cargo del desembolso del alojamiento. En el Fairmont la habitación más simple cuesta alrededor de 280 euros por noche, y las suite de más nivel tienen un precio de 780 euros por noche. Aunque el hotel también especifica que en caso de bodas con un gran número de invitados, existen paquetes de ofertas que reducen el precio total por estancia.

Pero, dado que el lujoso establecimiento es uno de los más recurridos para celebrar bodas vip, tiene en su cartera de ofertas, una suculenta estancia para las parejas, que suele dedicarse a los novios. Por 3.000 euros el fin de semana, los cónyuges puedes disfrutar de una estancia de 2 noches en la suite Cambridge recientemente renovada; check-in temprano a la llegada; salida tardía garantizada más tarde de las 14 horas; tres botellas de vino espumoso Chandon®; servicio de cobertura 24 horas mejorado; les ceden la sala de estar para prepararse; y procuran convertir su boda en el mejor enlace vip.

Un hotel 'de película' y 112 millones de euros en restauración

Fue el primer hotel que abrió sus puertas después del terremoto de 1906 y se convirtió en el eje centrar de las reuniones de los vecinos de San Francisco. Aún hoy es uno de los monumentos más preciados de la ciudad.

En 1900 el Fairmont sufrió una restauración centenaria de 85 millones de euros y una renovación de las habitaciones de huéspedes de 25 millones de euros para recuperar el interior de principios de siglo. Ejemplo de ello es el enorme lobby en tonos claros, ciruela y dorados. Del mismo modo, el mármol blanco y gris y la hoja de oro en los altos techos así como las molduras ornamentales respiran lujo y estilo en cada rincón.

El glamour del hotel son los salones de baile Venetian y Gold. La sala Pavilion también es muy solicitada por sus ventanales que dan al jardín en la azotea. Y el salón The Crown Room, llamado así por su espectacular ubicación en el último piso de la torre, que cuenta con una de las mejores vistas panorámicas de la ciudad.

La élite mundial se inclina por la suite Penthouse, una residencia palaciega que abarca todo el octavo piso del edificio principal. Sufrió una reforma de 2 millones de euros y cuenta con una sala de estar con un piano de cola, un comedor para 60 personas, una biblioteca circular de dos pisos, una sala de billar, una impresionante terraza con vistas panorámicas del horizonte y a la bahía de San Francisco, y tres habitaciones de gran tamaño.

Todos esos atributos han contribuido a que el lujoso hotel sea el escenario perfecto de 12 películas: Vértigo (1958), The Rock (1996), Jade (1995), Júnior (1994), Difícil de atrapar (1984), Impacto súbito (1983), Shoot the Moon (1982), Chu Chu y The Philly Flash (1981), Una noche llena de lluvia (1978), Coloso en llamas (1974), Petulia (1968) y Encaje de medianoche (1960). Toda una prueba de que su elegancia traspasa fronteras y pantallas.

[Más información: Pau Gasol y Cat McDonnell se casan en secreto: así ha sido su discreta boda en San Francisco]