Francisco González (60 años) no está atravesando su mejor momento. Después de que se haya hecho público que su hija extramatrimonial, Naomi Apolinar, ha decidido denunciar que no está ejerciendo como padre, JALEOS ha podido conocer que ahora sus problemas económicos han alcanzado un nuevo nivel. 

Noticias relacionadas

En concreto, este periódico ha podido saber que el cantante ha recibido una notificación en la que le avisaban que se había iniciado la diligencia de embargo del vehículo asociado a su empresa Delacoba 2000

Francisco ha recibido una notificación de embargo del vehículo que está asociado a una de sus compañías.

El aviso que recibió el artista está fechado el pasado 12 de marzo de 2019 y fue una notificación que se enmarca dentro de los procedimientos tramitados por Suma - Gestión Tributaria, un organismo con el objetivo de gestionar y recaudar los tributos municipales de los Ayuntamientos de la provincia de Alicante.

Francisco fundó Delacoba 2000 S.L. para la representación y contratación de artistas, técnicas y profesionales en general, y ha sido la compañía más importante dentro del entramado empresarial del cantante. Es una sociedad relevante por el tiempo que lleva en funcionamiento, pero no por sus cifras. 

La empresa hace años que está en números rojos, y solo en 2012 (última fecha de la que se disponen datos en el Registro Mercantil) registró una pérdidas de 32.000 euros. Unas cifras que no extrañan teniendo en cuenta que solo la deuda es cercana al medio millón de euros y su facturación se ha reducido con los años. 

Estos malos resultados y la notificación de embargo del vehículo no son los únicos problemas a los que se ha tenido que enfrentar la compañía del cantante. A los embargos que han pesado sobre la empresa, tanto de la Seguridad Social como de Hacienda, se sumó que tuvo que enfrentarse en febrero de 2017 a una subasta hipotecaria de la mano de Bankia con un bien valorado ni más ni menos que en 188.729 euros.

Otros negocios 

El cantante alcanzó la fama a principios de los 80 tras su actuación en el festival de la OTI celebrado en México con su tema Latino. Pero a partir de la segunda mitad de esta década tuvo que hacer frente a una serie de baches tanto personales como profesionales. Desde entonces, continuaron algunos años en los que pasó a cantar un estilo más lírico llenando los mejores coliseos con compañeros del renombre de Montserrat Caballé. 

Francisco participó el año pasado en 'Supervivientes'.

Al poco de iniciar su andadura dentro del mundo lírico, y viviendo en Barcelona, el cantante se decide a fundar la compañía Sagofra S.L., dedicada a la organización de espectáculos musicales, tanto directamente como subcontratados. 

Este negocio, donde él figura como administrador único, no terminó de prosperar y es que en el Registro Mercantil ni siquiera se disponen de cuentas sobre el estado de la compañía que hace años cerró. 

No obstante, los malos resultados tanto de Delacoba 2000 S.L. como de Sagofra S.L. no le desanimaron a la hora de fundar otras compañías, y en 2014 se decidió a crear una nueva empresa: Producciones Fran & Fran S.L., una agencia que realizaba un servicio de managment y representación de artistas, sello discográfico, intermediación comercial, representación y agencia comercial. Sin embargo, la persistencia no es sinónimo de éxito, pues esta compañía se cerró en 2017, según el portal de acceso al Registro Mercantil.

Problemas familiares

Estos días Francisco también ha sido noticia por las duras declaraciones de Naomi Apolinar (18), la hija del artista con la bailarina llamada Denia. En 2008, un juez declaró a la joven oficialmente hija del artista y posteriormente otra magistrada dictaminó que el artista debía darle una pensión de 500 euros al mes además de hacerse cargo del 50 por ciento de los gastos extraordinarios de la menor. 

Denia Apolinar consiguió que un juez reconociera que Naomi también era hija del cantante Francisco.

¿El problema? Denia Apolinar ha asegurado que no ha cumplido con estas medidas económicos, por lo que han decidido ponerle una demanda. "Ya estoy cansada de que este señor no cumpla con el dinero que me debe. Es más, aún me debe la mensualidad de mayo; la actualización anual del IPC de los 500 euros, que nunca se ha regularizado y el 50% de los gastos extras, que nunca me ha abonado. Si no cumple con esto, muy a mi pesar, le demandaré. Mi paciencia tiene un límite", ha declarado Denia a Corazón. 

La bailarina ha asegurado, además, que ella siempre ha tratado de mantener una buena relación con el artista, "aunque a veces es complicado porque es muy difícil mantener una conversación con él. Casi siempre me toca hablar con Paca".

[Más información: 'Supervivientes', el salvavidas económico de Francisco González]