Tacha Beauty es el centro de belleza que está en todos los perfiles (y en las pieles) de las famosas españolas: lujo, productos novedosos, técnicas innovadoras... Todo ello organizado por Natalia de la Vega (55 años), una emprendedora madrileña que se codea con actrices y presentadoras de primera línea pero cuya vida más allá de la estética es desconocida. ¿Quién es realmente Natalia de la Vega?

Noticias relacionadas

La empresaria nació en 1963 en Madrid, y desde temprana edad se interesó por el mundo de la belleza: las mejores formas de cuidarse, los secretos tras una piel perfecta... Era un sector al que se quería dedicar, pero en el que nunca se atrevía a entrar. Hasta hace 24 años, cuando ocurrió una tragedia que le hizo replantearse la vida: la muerte de uno de sus hijos con solo nueve meses. Esa clase de circunstancias que marcan un antes y un después, que pasan por la vida como un huracán, transformándolo todo a su paso y dejando un escenario irreconocible.

Natalia de la Vega, fundadora de Tacha Beauty, está casada y tiene dos hijos.

Así, Natalia se decidió a abrir Tacha Beauty con 31 años. El local estaba situado en El Plantío (Madrid), una de las zonas con más poder adquisitivo de la capital, y en el que apostaba con fuerza por una idea: "Hace años trabajaba en otro sector totalmente diferente. Debido a un tema personal que cambió mi vida, decidí dar un giro y plantear un nuevo concepto de negocio que aún no existía en España. Un centro de belleza 360° donde poder cuidarte pelo, cara, cuerpo... sin tener que desplazarte".

Poco a poco ha ido creciendo (en la actualidad tiene tres centros en Madrid) y es reclamada por medios de comunicación y profesionales de este campo como experta, tanto que esta misma semana se ha lanzado a publicar su primer libro Belleza Invisible. 

Casada y con dos hijos

Tras un gran empresario siempre hay una familia, el pilar fundamental con el que contar en los momentos duros y con el que celebrar los buenos resultados de los negocios. En el caso de Natalia, sus apoyos son su marido Carlos y sus dos hijos, Carlos y Natacha. 

Natalia y Carlos están juntos desde hace 33 años, y ambos demuestran el mismo amor y pasión que una pareja recién casada: "No hay truco. Mucho amor, paciencia, comprensión, humor y respeto", explica su esposo.

Lo cierto es que la pareja está unida tanto en lo personal, como en lo profesional. Carlos es fundador de la empresa Carlos Escario, una compañía dedicada a la "reinvención del modelo de negocio y de personas para crear un cambio positivo en la forma de competir, de trabajar y en el rendimiento económico de la organización". En definitiva, una sociedad que busca ayudar a las compañías, y que conocedor de cómo es la vida de un empresario puede ser un gran apoyo para Natalia. 

Juntos han tenido tres hijos (uno de ellos falleció cuando tenía nueves meses): Natacha, una joven alegre que ha heredado la pasión y las ganas de viajar de la joven y que acaba de graduarse en veterinaria; y Carlos, que trabaja en la productora Funky Boogie.

Más allá de los lazos de sangre, hay otra persona que ha conseguido convertirse en indispensable para Natalia: Cynthia, la pareja de su hijo Carlos y a la que considera otra más de sus hijas. Rubia, risueña y también emprendedora, nuera y suegra mantienen una excelente relación en lo personal y en lo profesional, ya que la joven se dedica al marketing y la estrategia digital para marcas de belleza, moda y estilo de vida. Firmas entre las que se encuentra Tacha Beauty. 

Rodeada de famosas

Toda una vida teniendo entre sus manos a las famosas españolas conlleva, casi inevitablemente, que surjan amistades. La empresaria puede presumir de contar entre su círculo más cercano con actrices y presentadoras conocidas: Rossy de Palma (54), Bibiana Fernández (65), Marta Hazas (41), Hiba Abouk (32), Nuria Roca (47)...

Especial amistad tiene con Maribel Verdú (48). La intérprete fue la primera clienta famosa que acudió a su centro de estética, y tratamiento tras tratamiento han conseguido consolidar una amistad que ronda casi los 20 años. Tanta es su relación que la actriz también conoce a su marido y a sus hijos, y es habitual que hagan planes juntos. 

Con el paso del tiempo también se ha hecho muy amiga de Paula Echevarría (41), una de sus clientas más habituales. La cántabra y la empresaria quedan habitualmente a comer y compartir confidencias en los mejores locales de la capital, ya sea solas o en pareja: Natalia con Carlos, y Paula Echevarría con Miguel Torres (33). 

Tacha, un negocio millonario

Natalia fundó Tacha Centro de Estética y Peluquería SL en 1994 para gestionar el negocio del que bebe su nombre: Tacha Beauty, un centro que buscaba la "belleza integral", un concepto que engloba salud, belleza y bienestar. Una idea novedosa y arriesgada que con los años ha demostrado ser un negocio millonario. 

Según los datos que se disponen en el Registro Mercantil, el centro de estética lleva años aumentando sus ingresos en más de medio millón cada ejercicio. El último de ellos, en 2017, consiguió casi tres millones de euros en ingresos. 

El único problema de la compañía son los altos gastos a los que se enfrenta que también conllevan que esté en pérdidas desde hace años: en 2017, unos 50.000 euros. Estas cifras negativas se deben, principalmente a la gran cantidad que la compañía de Natalia destina al pago del personal (casi un millón de euros). 

Otra de las dificultades son las deudas que pesan sobre la compañía. Un centro de estética del nivel de Tacha Beauty, que presume de ser un local pionero con las últimas tecnologías, conlleva una inversión constante. Si se quiere ser puntero, se ha de comprar lo último y mejor. Por ello, tampoco extraña que haya contraído préstamos con los bancos por un valor cercano a los 1,42 millones de euros. 

[Más información: Las guapas nacionales no son tan guapas: habla la gurú de la belleza]