Irene Rosales (28) ha vuelto este domingo a la casa de Guadalix tras tres días de ausencia por encontrarse indispuesta. A su regreso a GH Dúo, la pareja de Kiko Rivera (32)  ha desvelado el motivo de su salida. La joven ha explicado que tuvo que abandonar la casa porque tuvo unos fuertes dolores de riñón y de ovarios, además de un sangrado una de las noches y cuando fue al médico le dijo que había sufrido un aborto.

"Yo la semana antes me puse mala. Yo no me rallé, pero es verdad que me levanté esa noche con un dolor intenso... Esa noche, en la fiesta me bebí un refresco (que nunca bebo), y pensé, serán gases", explica la joven a sus compañeros desde la casa de Guadalix. 

Irene y Kiko son padres de dos hijas, Ana y Carlota, a las que la andaluza echa tanto de menos que incluso amenazó con abandonar el programa porque necesitaba verlas. El Dj, además, tiene otro hijo de una relación anterior, Francisco.

EL pasado jueves, al inicio de la cuarta gala del reality, el programa anunciaba que "por una indisposición, Irene Rosales se ha visto obligada a abandonar temporalmente GH Dúo. Se le han realizado unas pruebas médicas y actualmente estamos a la espera de resultados. Si las circunstancias se lo permiten, podrá volver a concursar". Unas palabras que suscitaron un gran número de especulaciones. Algunos aseguraban que la andaluza había abandonado la casa de Guadalix para ver a sus hijas, ya que hacía pocos días había amenazado con dejar el programa porque las echaba muchos de menos. 

Unos rumores que el propio Jorge Javier Vázquez (48) quiso zanjar el viernes en Sálvame. "No está pasando nada que queramos ocultar" decía. "No sé si estoy desvelando algo que no debería desvelar, pero debemos ser cautos" continuó explicando mientras aclaraba que "la ley de protección de datos obliga a ser lo más asépticos posibles, y la única que puede dar noticias sobre su salud es ella". 

[Más información: La gran tristeza de Irene Rosales antes de entrar en 'GH DÚO']