Emocionada y agobiada a partes iguales, la esposa de Kiko Rivera (34 años) llegaba a Madrid junto a su pareja para preparar las horas previas a su entrada en GH DÚO. Arropada por un gran número de fans y periodistas, Irene Rosales (28) salía de la estación de Atocha explicando que no sabe muy bien lo que la gente va a ver de ella en este reality: "No te puedo decir porque nunca he estado en esa situación, no te pudo decir ahora mismo pero voy a darlo todo y a disfrutar mucho".

Noticias relacionadas

Y es que una de las cosas más difíciles para Irene y Kiko ha sido separarse de sus hijas. Mientras la familia de Rosales se ocupa de las pequeñas Ana y Carlota, sus padres tratarán de llegar lo más lejos posible en este concurso, algo con lo que cuenta Irene: "Vamos a intentar hacerlo lo mejor posible".

Irene Rosales y Kiko Rivera en la estación de Atocha Gtres

Un adiós que ha sido muy triste para la nuera de la tonadillera: "Yo estoy muy nerviosa, ya me he pegado si primer llanto al separarme de mis niñas, lo he pasado muy mal pero bueno, ya hemos dado el paso, venimos a disfrutar, a olvidarnos de lo que se queda fuera, en el buen sentido y a darlo todo". Un deseo de disfrutar que también llega por parte de Isabel Pantoja (62): "Nos ha dicho que seamos nosotros mismos y que duremos, que estemos unidos y nada, que disfrutemos mucho".

Comienza la cuenta atrás para la entrada de Irene Rosales, y con ello el comienzo de su primer reality. La sevillana se enfrenta a uno de los mayores retos de su vida: encerrarse en la casa de Guadalix de la Sierra junto a otros concursantes y también a estar veinticuatro horas rodeada de cámaras, algo a lo que no está acostumbrada.

[Más información: Estos son los concursantes que participarán en la nueva edición de 'GH DÚO']