Miguel Ángel Silvestre (36 años) ha celebrado su primera Navidad tras la muerte de su padre. El actor se ha refugiado en los suyos para pasar estos días, en los que se nota especialmente la ausencia de los seres queridos que faltan.

Noticias relacionadas

Arropando a su hermana y a su madre, Miguel Ángel ha estado de lo más pendiente de su familia desde que su padre falleciera. Fue a comienzos de diciembre cuando el progenitor del actor perdía la vida después de luchar durante años contra una dura enfermedad.

Miguel Ángel el día del entierro de su padre. Gtres

Triste pero reconfortado por todas las muestras de cariño recibidas, Silvestre se despedía de su padre con una emotiva carta en Instagram donde recordaba todo lo que había hecho por él: "Mi padre dio su vida por mí. Me permitió elegir a pesar de quitarse él. Me dio sus horas de sueño en más de una ocasión. Recuerdo un verano en el que lo desperté a las dos porque mi novia se había enamorado de otra persona y me dedicó un paseo por la playa hasta las siete y media de la mañana cuando él, ejerciendo de padre, decidió por mí que ya era momento de descansar y volver a empezar".

Pasadas unas semanas, la familia de Miguel Ángel se ha vuelto a reunir para pasar la Nochebuena y la Navidad. Siempre con su padre en el recuerdo, el actor publicaba una foto junto a su hermana y su madre en la playa: "Nos acordamos de todas las cosas bonitas que hemos vivido. Siempre en nuestro corazón Papá". Después tocó el turno de probarse todos los adornos navideños para hacer reír a sus sobrinos, y más tarde, el protagonista de Velvet grabó un vídeo para agradecer todas las muestras de cariño que ha estado recibiendo durante este mes de diciembre.

Su primera salida pública tras el fallecimiento

Silvestre durante su último acto público, arropado por un amigo.

Tras el triste fallecimiento de su padre a los 65 años y un velatorio en el que el intérprete se mostró destrozado, Silvestre volvió a posar ante los medios en un evento público en Castellón, su lugar de nacimiento y donde ha dado el adiós a su progenitor. Los recuerdos eran inevitables. "Sé que mi padre estaría muy orgulloso de que yo esté aquí". Esas han sido las palabras del actor en el acto de Porcelanosa. A pesar de todo el dolor no ha querido faltar al trabajo y los más de 1.500 invitados se lo agradecieron. Además, muchos de los presentes se acercaron al joven a mostrarle su cariño y apoyo con abrazos llenos de sentimiento. 

Miguel Ángel posaba muy serio, habituados a su gran sonrisa, esta vez no tenía ánimos para ello. Aunque sonrió durante unos segundos cuando se juntó con Irina Shayk (32). Quizá lo hacían hablando de tradiciones españolas o hablando de lo rica que estaba la paella que la modelo se comió estos días, y es que ha dejado varias pistas en Instagram donde ha demostrado que lo suyo con España es una relación de amor.

[Más información: Muere el padre del actor Miguel Ángel Silvestre]