Javier Calle Mora (32 años) es el nombre del hombre que ha conquistado el corazón de Alba Díaz Martín (19), hija del torero Manuel Díaz 'El Cordobés' (50) y Vicky Martín Berrocal (45).

Noticias relacionadas

El pasado miércoles, la única hija en común del diestro y la diseñadora cumplía 19 años y la revista Diez Minutos le hacía el regalo más amargo. En su portada podía verse a Alba besándose apasionadamente con Javier Calle, su primer gran amor.  Se descubría, de esta forma, la relación que mantenía con quien fuera su jefe, después su amigo y ahora su amor. 

Portada de la revista 'Diez minutos' con Alba Díaz como protagonista.

Javier Calle Mora, marbellí afincado en Sevilla

Javi Calle, como lo conocen en su círculo más íntimo, es un joven empresario de origen marbellí con residencia en Sevilla. Aficionado a los toros, el golf, y los caballos. Amante del ciclismo y la navegación. En lo profesional, es el fundador de The Group Marbella, una empresa que gestiona locales y fiestas que tienen lugar durante la temporada de verano en la exclusiva localidad de la Costa del Sol. Además, es fundador del Casino Puerto Banús, un salón de juegos que abrió sus puertas en septiembre de 2016.

La figura de Javier no llega de nuevas a la familia Díaz y Martín-Berrocal. En el verano de 2017, todavía con 17 años, Alba comenzó a trabajar como relaciones públicas de un local de Marbella llamado Funky Buddha. Espacio de ocio que gestiona Javier a través de su empresa, de ahí que en cierta forma haya sido su 'jefe' directo.

 En esa misma temporada estival, Calle contaba con ilusión a amigos y conocidos lo feliz que se encontraba por su inminente boda con la aristócrata sevillana Coki Pareja-Obregón, nieta del conde Prado Castellano. Entre los íntimos del empresario que confirmaron asistencia a su boda estaban Felipe Juan Froilán (20), sobrino del rey Felipe (50) y el matador Gonzalo Caballero (27). Otra de los miembros de la jet andaluza que no quiso perderse el enlace de Javier y Coki aquel memorable 12 de octubre fue Alba Díaz.

En aquel entonces, brotaron rumores de romance entre Alba y Felipe, compañeros de la Universidad y simplemente amigos. En cambio, nadie podía imaginar que entre el novio de la boda y la joven estudiante, a la que separan trece años, estaba aflorando un fuerte sentimiento de amor. Un romance furtivo que se urdió a espaldas de Coki, tal y como la propia aristócrata ha confesado a Vanitatis:

"Javier siempre ha sido de tontear [...] Alba venía a nuestra casa a menudo y cuando me mosqueaba, Javier me decía que eran tonterías e imaginaciones míasLo único que quiero es seguir haciendo mi vida. No me interesa nada estar en los medios. Tengo mi trabajo, mis amigos y mi familia que me apoyan. Y doy gracias a Dios porque nuestro proyecto de futuro no lo habíamos completado con un hijo. No tengo intención de hacer más comentarios de mi matrimonio que se acabó hace tiempo".

Mientras que Alba guarda silencio, parte de su familia ya ha reaccionado. Su madre la felicitó con un emotivo mensaje y una conclusión más que evidente: "Camina tranquila...". Su tía, Rocío Martín Berrocal, la ha invitado a "equivocarse", y a que "lo deje todo por un sueño". Su padre, en una línea más prudente, ha deslizado que "lo que quiero es que Alba sea feliz". 

[Más información: Alba Díaz presume de cuerpo en Ibiza junto a su madre, Vicky Martín Berrocal]