Ya ha tenido lugar la esperada y misteriosa vuelta de Raquel Bollo (42 años) como colaboradora de Sálvame. Lo que en su día fueron lágrimas al abandonar la televisión, ahora se ha convertido en una mera necesidad. La andaluza confesó, aunque con un toque de sutileza, que no atraviesa su mejor momento económico. Y así es. Lo que el público desconoce es hasta el punto en el que la sevillana está endeudada.

Noticias relacionadas

Tal y como ha podido conocer JALEOS, su deuda actual con Hacienda ronda los 85.000 euros. La Agencia Tributaria ha decidido que todo el sueldo que esta cobre por día trabajado vaya íntegro para salvar su deuda. Cabe destacar, además, que Bollo ha intentado negociar con el fin de quedarse un porcentaje para "ir tirando", pero sus intenciones han sido rechazadas y esta se verá obligada a trabajar 'gratis' por una temporada. 

Raquel Bollo en 'Sálvame'

A este medio le consta que el contrato de la ex de Chiquetete (70) va por días sueltos. Cada día que acude a trabajar es un nuevo contrato. Todo indicaba a que se cerraría un día a la semana de forma fija, tal y como se acostumbra a hacer con algunos de los colaboradores. Pero en este caso no ha sido así. Su permanencia y asistencia al programa dependerá exclusivamente del contenido que genere con sus temas personales. Su sueldo por día está entre los 550 y 600 euros. Su caché es exactamente igual que el que tuvo hace años. 

La colaboradora viajó este martes desde Sevilla hasta Madrid para acudir al programa de Telecinco. Lo hizo en AVE, como en los viejos tiempos. ¿La diferencia? que en esta ocasión no ha viajado en clase preferente. La productora ha decidido reducir gastos, por lo que esta viajará en turista, tal y como ha confirmado a este medio una compañera que viajó en el mismo tren.  

Raquel Bollo durante una sesión fotográfica en Sevilla.

Su regreso a la televisión no ha pasado desapercibido. Entró 'por la puerta de atrás', y aunque sus compañeros se mostraron muy cariñosos con ella -exceptuando a Rafa Mora (35)-, tuvo que dar muchas explicaciones sobre su situación actual. Al más puro estilo 'rueda de prensa' se enfrentó a las preguntas de los colaboradores, que fueron bastante críticos, a la vez que respetuosos, con ella. Sobre sus problemas con Hacienda, afirmó que ya tiene pagada gran parte de su deuda -unos 300.000 euros-.

La presión pudo con ella en su día, pero ha vuelto a reunir la fuerza necesaria para enfrentarse al cortijo vespertino más famoso de la televisión. Todo ello, a pesar de que llegó a hacer afirmaciones como que "no quería volver a la televisión". Pero ahora todo ha cambiado.

Así han sido sus dos años fuera de la televisión

Durante los dos últimos años, Raquel ha buscado la manera de salir adelante manteniéndose al margen de los medios de comunicación. Lo intentó como empresaria de moda y montó una tienda con sello propio, pero finalmente tuvo que cerrar porque no funcionó. Pese a que en un principio las cosas le fueron bien, el negocio fracasó. Eso le produjo más de un disgusto y alguna que otra pérdida, tanto económicamente como a nivel emocional. 

Pero siempre hay luz al final del túnel, y ella encontró 'su luz' en el amor. La primavera del 2017 comenzó una relación sentimental con un conocido empresario sevillano, Mariano Jorge Gutiérrez. Se llegó a plantear -y sigue manteniendo esa idea- según la posibilidad de pasar por el altar: "Estoy feliz y muy enamorada", declaró en el programa Viva la vida.

Desde que se conocieron, su vida cambió por completo, y así lo afirmaron los que más conocían a la sevillana. Esta pasó de frecuentar lugares flamencos, a acudir a los restaurantes más exclusivos de Andalucía y Madrid. Además, tal y como asegura a JALEOS el entorno cercano de Bollo, "pese a que no le gusta el mundo de la televisión, apoya a Raquel en esto". 

Raquel Bollo y su actual pareja, Mariano Jorge Gutiérrez Gtres

[Más información: Los problemas económicos que se esconden tras el cierre de la tienda de Raquel Bollo]