Hace casi 12 años el amor llegó a la vida de María Patiño (46 años) de la mano de un actor venezolano llamado Ricardo Rodríguez. Lo cierto es que poco se conoce de cómo se fraguó aquella bella historia, pero no cabe duda de que lo suyo iba en serio. Tanto, que a día de hoy se mantiene como una de las parejas más sólidas del panorama nacional. Por entonces, ella era una joven y aguerrida colaboradora y Ricardo un artista asentado en Venezuela con una cartera considerable de trabajo en cine y teatro en Caracas. Pero, ¿han cambiado sus respectivas carreras profesionales desde que se enamoraron? JALEOS tiene la respuesta. 

Noticias relacionadas

Sí, y no poco. Ambos han evolucionado para mejor en su trabajo. De Patiño poco más hay que añadir porque el público conoce su trayectoria en televisión tanto en Antena 3 como en Telecinco, pero el gran desconocido es su pareja. ¿Qué ha hecho este tiempo? Según ha podido averiguar este medio, desde que María y Ricardo se conocieron alrededor del año 2007, el venezolano comenzó a focalizar su carrera en España. En concreto, desde ese año Rodríguez no ha parado de hilvanar proyectos entre Sevilla y Madrid. Ni más ni menos que un total de 13 trabajos en televisión y 7 en teatro. 

La pareja en un acto. Gtres

Una ascendente carrera en nuestro país que ha provocado que, al menos a nivel de currículo, se haya desvinculado de Venezuela y su querida Caracas. Y es que, en su biografía no figura desde ese fantástico 2007 un solo trabajo en su país de origen. Un dato cuanto menos curioso y que resulta casi imposible no relacionar con su historia de amor con María Patiño. Es un hecho que la vida le cambió. Se desconoce si la presentadora ha intentado aupar, de algún modo, a su amor, algo que sería totalmente lícito. Así las cosas, aparte de esta averiguación, este digital ha ahondado más en los personajes que ha encarnado Ricardo a lo largo de estos años y, sobre todo, para y con quién ha compartido cartel. En su historia como actor hay datos muy sorprendentes. Sin ir más lejos, fue pareja en la ficción de Paula Echevarría durante la grabación de la serie Gran Reserva en 2010. Además, sobre las tablas Ricardo encarnó en 2009 a Tomasín, en la obra de teatro Tú sí que vales, Loli, dirigida por la artista Sara Montiel. Por si esto fuera poco, lo que pocos saben que es que Ricardo probó suerte como presentador mucho antes de que lo hiciera María. Fue en 2009, en el canal tarot, con el magazine Un día mágico. Eso sí, su primera ocasión como conductor de programas fue en Venezuela en 1995 con el espacio SuperCrópolis Internacional. Sin duda, una experiencia que, de seguro, le inculcaría a la presentadora de Socialité cuando se puso al frente de su primer programa. 

Todos ellos, unos datos que refuerzan que Ricardo Rodríguez es un actor muy conocido en nuestro país y que todo este tiempo se ha labrado una cartera profesional de reseña, en todo momento a la sombra de María Patiño. Lo cierto es que han sido contadas las ocasiones en que se han dejado inmortalizar juntos, casi siempre en actos públicos relacionados con la cultura; el cine, la televisión o el teatro. En estos años, Ricardo ha conseguido probar suerte más allá del mundo de la interpretación y abrió hace un tiempo un local de gastronomía.

Se trata de Ditirambo, un establecimiento de decoración 'vintage' que sirve de 'afterwork' y lugar de tapeo. En él, se ha dejado fotografiar todo el plantel de Sálvame, secundado por Patiño, como fue el caso de en su último cumpleaños. Sin embargo, esta no ha sido la única incursión en otros mundos lejos de los guiones. Ricardo es una figura más que consolidada en el gremio de la publicidad. Su rostro ha aparecido en anuncios como el de la clínica dental Vitaldent o el taller de reparación de cristales de auto, Carglass. 

Ricardo durante uno de los anuncios de Vitaldent.

El hombre tras la presentadora

La pareja siempre ha procurado llevar su historia de amor en la más estricta intimidad. Es sabido que María siente una suerte de obsesión por preservar lo más posible sus parcelas más íntimas e infranqueables, entre las que se encuentran su hijo Julio -al que la revista Semana acaba de 'despixelar'- y su pareja Ricardo. Sin embargo, pese a esta discreción, no cabe duda de que el actor ha sido el pilar fundamental en la vida de Patiño, la cual ha pasado en su vida por situaciones difíciles. 

De hecho, ella misma se confesó en una revista acerca de sus traumas y problemas en el pasado. Uno de los momentos más duros y que más se recuerdan de la colaboradora de Sálvame es el trastorno alimentario que padeció hace años y que ella misma desveló. "En aquel momento se percibió como un afán de protagonismo por mi parte, en un momento que era una colaboradora todavía sin ninguna notoriedad que hablaba por primera vez de un tema personal", comentó entonces.

La falta de comprensión fue algo muy duro que le produjo muchísimo dolor: "Desde ese día aprendí que lo que verdaderamente me importa y lo que realmente me duele no lo comparto nada más que en contextos justificados". Pero Patiño tuvo que hacer frente a una tragedia más, la muerte de sus padres: "Para mí, la muerte es una lección de vida. Uno lo puede interpretar desde del punto de vista religioso, yo aparte de ser creyente, que lo soy, me he dado cuenta de que, aunque me cuesta explicarlo, es así como lo he vivido". 

[Más información: Los problemas alimenticios que tuvo María Patiño, causantes de su última cirugía]