Santi Vila: Rajoy y Puigdemont no se dieron el móvil hasta los atentados de Barcelona

Santi Vila: "Rajoy y Puigdemont no se dieron el móvil hasta los atentados de Barcelona"

Famosos TELEVISIÓN

Santi Vila: "Puigdemont me casó y no me salió bien"

El exconseller de la Generalitat de Cataluña acudió este domingo a 'Chester' para hablar de su antigua amistad con Puigdemont y la actual situación de su comunidad. 

Noticias relacionadas

Amigo íntimo de Carles Puigdemont (55 años) -él le casó en su primer matrimonio-, el exconseller de la Generalitat de Catalunya, Santi Vila (45), ahora es considerado como un traidor por una parte del independentismo después de que en el instante previo a la proclamación de la independencia, dimitiera.

"Lo único que le puedo echar en cara es que me casó y no me salió bien. Éramos muy amigos. Y quiero pensar que en lo personal lo seguimos siendo. Pero desde que proclamó la independencia, no hemos vuelto a hablar. Sí he hablado con su entorno, he subrayado que me tiene a su disposición, más allá de la discrepancia política", explicó este domingo en Chester.

Santi Vila.

Santi Vila.

"2017 se inició con el anuncio por parte del Gobierno de Rajoy (63) de la operación diálogo con Cataluña y hubo conversaciones con todos los partidos (…) Por parte del Gobierno del Partido Popular también hubo ministros que estaban muy preocupados por esta situación y que, discretamente, intentaron explorar posibilidades. Todos mis movimientos siempre fueron autorizados por el president", recordó.

"No fue hasta los atentados de Barcelona cuando Puigdemont y Rajoy se dieron el teléfono móvil personal, es decir, la posibilidad de hablar, sin jefes de gabinete ni intermediarios, sin secretarias ni intermediarias, sin dejar rastro, a propósito de los atentados", continuó.

Sin embargo, tras la tregua y la unidad contra la barbarie terrorista, llegó el 1 de octubre y la convocatoria del referéndum. "Estábamos convencidos que con la movilización masiva, conseguiríamos que Rajoy diera su brazo a torcer (...) Si de mí ahora dependiera no lo hubiéramos hecho de ese modo para evitar el mal trago a la gente", sostiene Vila respecto a lo sucedido en aquella jornada.

"Aquí ha habido un ejercicio de responsabilidades a veces muy irresponsable precisamente por la elusión de responsabilidades. Tenemos que ser muy críticos y exigentes todos con nuestro propio papel. Y una vez lo hayamos analizado, que nos sea de alguna utilidad para mirar adelante".

[Más información: Leticia Dolera: "Si vivo mi sexualidad sin pudor, soy un poco zorra"]