Mario Vargas Llosa (82 años) ha vuelto a reunirse con su familia y con su exmujer Patricia Llosa (73), con motivo de la graduación de su nieta Ariadna. El escritor ha viajado hasta Boston para ser partícipe de un momento muy especial para toda la familia, ya que la joven ha terminado sus estudios en el Colegio de Artes y Ciencias de la Universidad de Suffolk.

Noticias relacionadas

Morgana Vargas Llosa, hija del escritor, ha compartido numerosas fotografías de este feliz momento donde se puede ver a la pareja de Isabel Preysler (67) completamente integrado en la familia aunque manteniendo las distancias con la que sigue siendo su mujer, Patricia Llosa. Juntos pero no revueltos.

Mario junto a su exmujer. Gtres

Lo cierto es que por su nieta los dos han posado unidos, algo que Ariadna habrá agradecido mucho. En la parte central de la imagen se puede ver a Gonzalo Vargas Llosa, hijo del escritor y expareja de Genoveva Casanova (41), con su exmujer Josefina Said, orgullosos por la graduación de su hija. No es la primera vez que Mario Vargas Llosa recorre cientos de kilómetros para acudir a la graduación de su nieta. Hace dos años el escritor viajó hasta Nueva York para acudir a la graduación de Josefina, hermana mayor de Ariadna. Actualmente la joven se encuentra realizando sus prácticas en la Organización de las Naciones Unidas, algo que sin duda le será muy útil para su futuro profesional.

Desde que Mario Vargas Llosa se separara de su mujer tras 50 años de matrimonio para iniciar una relación con Isabel Preysler, la vida de la familia del escritor ha cambiado mucho. Por su parte, la pareja está viviendo una etapa muy buena juntos marcada por la estupenda relación del escritor con Tamara Falcó.

Con esta fotografía la familia Vargas Llosa zanja todo tipo de polémica respecto a la mala relación entre ellos. A pesar de ello, Morgana siempre se ha posicionado al lado de su madre la cual no ha dudado en posar con su nieta y sus hijos en numerosas fotografías y de lo más sonriente.

[Más información: Isabel Preysler se resiste a la petición de matrimonio de Mario Vargas Llosa]