El vídeo de Cristina Cifuentes (53 años) ha tenido unos efectos demoledores. Contra todo pronóstico, y con un escándalo de falsificación de documentos universitarios de por medio, el robo de un par de cremas ha sido el causante de la dimisión de la ya expresidenta de la Comunidad de Madrid

Noticias relacionadas

Sin embargo, esta no es la única de las consecuencias que ha tenido el vídeo, y es que varias marcas se han visto salpicadas por el caso Cifuentes. Concretamente, Olay, la firma cosmética a la que pertenecían las cremas; y Mango, empresa cuyo nombre se ha usado para realizar varios memes. 

¿El problema? El que hablen de uno no siempre es bueno, y menos cuando el tema sobre el que se habla es un escándalo político. Para conocer cómo ha afectado esta polémica a las marcas, JALEOS se ha puesto en contacto con un experto en reuputación empresarial: Enrique Johnson, Director General para España y Latam del Reputation Institute. 

"Un evento puede ser un riesgo o no", y en este caso, tratándose de un hecho "negativo, siempre tiene una repercusión negativa en las compañías", explica el experto. 

"Sin lugar a dudas, lo más probable es que el impacto de un evento" de estas características sea "negativo", aunque "no creo que sea algo grave". Todavía es pronto para conocer hasta dónde llegarán los efectos de este escándalo en relación a las marcas, pero "algo va a tener". 

Podría parecer que el hacer publicidad a la marca sea algo positivo, pero "el que hablen de uno, aunque sea para malo no es cierto". En estos momentos, Olay y Mango están adquiriendo notoriedad, pero esto no se traduce en reputación. El experto explica que ver estos productos en las redes sociales, aunque sea en un tono jocoso, no conlleva que la gente esté más dispuesta a comprar esas marcas. 

Lo cierto es que Olay, al ser la empresa a la que pertenecían las marcas que robó Cifuentes, ha sido la firma con la que se han hecho más memes y bromas. Ha sido tanta su notoriedad tras el vídeo que incluso han sido varios medios los que han hecho artículos sobre estas cremas y sus propiedaesEL ESPAÑOL incluido.

En el caso de Cifuentes, concretamente, hay una serie de variables que influyen directamente en las empresas. Por un lado, las marcas que se han visto relacionadas son una tercera variable. Es decir, no son protagonistas propias del escándalo sino un añadido que "más o menos no importa". 

Por otro lado, la frecuencia con la que se relaciona a las marcas es bastante alta, en cuanto a que durante todo el día se relacionan estas compañías con el caso Cifuentes.

Para conocer qué opinan las marcas aludidas al respecto, este medio se ha tratado de poner en contacto con las compañías. Aunque no ha sido posible hablar con Olay, Mango sí ha respondido a nuestras llamadas y ha declarado que no tienen intención de hacer ningún comentario al respecto. 

A pesar de todo esto, lo cierto es que el escándalo de Cifuentes ha conseguido despertar el lado más artístico y humorístico de los internautas. 

[Más información: Estas son las cremas que robó Cristina Cifuentes]