Está acostumbrado a relatar, casi con detalle, cada uno de sus viajes en los programas de aventuras que presenta. Su osadía y su simpatía son de sobra conocidos por los espectadores que le siguen desde que decidió comenzar a recorrer el mundo y contarlo. Pero son pocos los que conocen el lado más familiar de Jesús Calleja (52 años), el más desconocido hasta este miércoles por la noche, cuando se siente frente a Bertín Osborne (62) y le relate algunos de los detalles más íntimos de su vida.

Noticias relacionadas

Calleja y Ganesh, durante un viaje a Nepal.

Como el día en el que decidió traer a España a aquel niño que había conocido un año antes por casualidad durante uno de sus viajes a Nepal, allá por los años 90. Doce meses después, el pequeño Ganesh, que entonces tenía 8 años, se estaba muriendo por culpa de una tuberculosis cerebral. Calleja se emociona cada vez que recuerda el momento en el que comenzó a llamarle papá, aunque en los papeles no figure como tal.

No fue el único niño del que se hizo cargo Calleja. Poco después trajo consigo a un amigo de Ganesh, Suresh, y a la hermana de éste, Sundari. Los tres, a los que Calleja considera sus hijos, son ya mayores y han rehecho sus vidas. Ganesh se casó hace tres años con una joven leonesa. Lo hizo con una boda católica -tal y como puede verse en el vídeo al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL- y otra budista en Nepal. Poco después, el matrimonio hizo abuelo al aventurero por primera vez.

De todos ellos hablará Calleja este miércoles con Osborne en una entrevista íntima y personal. El propio Ganesh almorzará con ambos en la casa que posee el leonés en Golpejar de la Sobarriba. A ella acudirán también sus entrañables padres, Julián y María Jesús, y su hermano Kike.

[Más información: Helipuerto, hangar y 15.000 metros de jardín: así es la casa de Jesús Calleja]

En su charla con Osborne, también tendrá palabras para sus progenitores. Recordará cómo al principio les costó aceptar que su hijo dejara los estudios, se fuera a la mili y no contento con eso pusiera rumbo a la India. Si embargo, siempre se mostraron comprensivos con las ilusiones que tenía su hijo de convertirse en aventurero, aunque eso le supusiera dejar de lado la profesión que le había enseñado su padre -aficionado a los viajes como él-: la de peluquero. 

Montó la peluquería Calleja, un local moderno con una imagen atractiva, después de aprender en la de su progenitor, Alta Peluquería de Señoras Julián. El montañero se limitaba únicamente a cortar el pelo y a dirigir el negocio. Cuando éste comenzaba a ir bien, había puesto de moda los tupés en León y los ahorros empezaban a crecer, Calleja decidió cerrar e iniciar sus viajes por el mundo. 

Los padres de Calleja no faltarán al programa de Bertín.

Precisamente, su padre está muy presente en la anécdota que rodea a una de sus primeras grandes aventuras: subir los más de 8.000 metros del Everest. Le había prometido a su progenitor que cuando lo lograra, le llamaría desde lo alto de la cima. Buscó un teléfono satélite y cumplió su palabra.

Tras aquel viaje se sucedieron muchos más: a la Antártida, a Nepal, al Polo Norte... sin embargo, Calleja tiene ahora otro en mente que, a juzgar por su perseverancia, no tardará en cumplir: volar al espacio.

A lo largo de la emisión de Mi casa es la tuya, Calleja y Osborne intercambiarán los papeles y será el cantante el que demuestre sus dotes con las tijeras y el peine. Así, tratará de cortar la precisada melena del leonés, para quien su pelo y sus pulseras son absolutamente intocables.