Ni rastro. Casi nadie lo conoce. La colección de motos y objetos del piloto Ángel Nieto (70 años) resulta prácticamente inexistente para los vecinos de Méndez Álvaro. Desde que echara el cierre en 2013, la nave que albergó las motos del piloto se ha ido deteriorando a pasos agigantados bajo la mirada e indiferencia de los residentes del barrio.

Noticias relacionadas

Como si de un local fantasma se tratara, el Museo de Ángel Nieto permanece en ruinas. El piloto ha estado ingresado en la Policlínica Nuestra Señora del Rosario (Ibiza) desde que la semana pasada sufriera el terrible accidente en quad, y donde estuvo luchando contra el edema cerebral que ha terminado con su vida.

Pero el 12+1 campeón no solo era conocido por sus constantes triunfos en la pista. Aunque el piloto nació en el seno de una familia humilde, pronto logró jubilar a sus padres gracias a la cantidad de negocios que empezó a abrir con el respaldo de sus éxitos. Sin embargo, hay uno que le trajo más de un quebradero de cabeza: el Museo Ángel Nieto, del distrito de Arganzuela, que nunca consiguió consolidar.

Museo Ángel Nieto, en Madrid M.B.O.

El local, que exhibía todo tipo de objetos acumulados por el piloto durante su vida deportiva, permanece cerrado desde que en el 2013 el Ayuntamiento de Madrid diese el visto bueno para la construcción de viviendas y jardines en la zona. Algo que, a día de hoy, todavía no ha llegado.

Frente a la Policía Municipal de la zona, la nave descansa en ruinas bajo el arduo sol que desgasta la fachada cada verano. Pero eso parece importar muy poco a los residentes de Méndez Álvaro. "¿Dónde está?", pregunta  una chica a una manzana escasa más abajo. Va con las llaves en la mano, es vecina, y vive a apenas cinco minutos de la nave. Pero no tiene ni idea de su existencia. No es la única. Ni siquiera uno de los siete miembros de una familia que por allí pasea es consciente de su presencia. Y lo tienen justo detrás.

"Quiero algo más grande y atractivo que lo que tenía", dijo Nieto cuando le preguntaron por su museo de la avenida Planetario. Un museo que solo los trabajadores de la zona conocen.

Un museo poco conocido

"Antes venía mucha gente, había visitas de colegios y daba vida al barrio", apunta un vecino de la zona de 59 años. En un edificio que se cae a pedazos sigue erguido el cartel que recuerda que allí se alojaron los triunfos de Nieto. Él mismo concluía que“es una pena”.

Pero no es el único que sabe que durante unos meses existió una colección permanente de uno de los pilotos más importantes del panorama español. "A las mañanas, cuando entro a trabajar, veo las luces del local encendidas", apunta un trabajador del edificio de enfrente, "supongo que lo estarán limpiando".

Pero lo cierto es que por dentro está en ruinas. Incluso a través de una de las ventanas se llega a apreciar el descampado que hay al otro lado del edificio. Ya no queda nada en el local de 300 metros cuadrados que el Ayuntamiento de Madrid arrebató al piloto en 2013.

La memoria de uno de los motociclistas más importantes de la historia de España se desvanece en la nave en pleno parque de Enrique Tierno Galván a la espera de ser derribada para siempre.