Carmen Lucas-Torres Aurelio Manzano

Esta semana, cuando miles de personas inundan las calles del centro de Madrid con banderas multicolor, pancartas reivindicativas y la banda sonora de Priscilla, reina del desierto, sonando en cada esquina, alguien recuerda especialmente a Pedro Zerolo en un piso del Barrio de las Letras, muy cerca del Convento de las Trinitarias de Madrid. Es Jesús Santos, su marido, el hombre con el que convivió durante 30 años. 18 como novios y 10 de matrimonio. 

Noticias relacionadas

Después de su muerte, Jesús Santos se ha mantenido fuera de los focos, guardando su vida personal de los medios de comunicación. Atiende a EL ESPAÑOL con amabilidad, pero pide que entendamos "que no concede entrevistas y menos para hablar sobre él y su vida privada con Pedro". 

Es una persona muy cercana a la pareja quien asegura que Santos no ha rehecho su vida sentimental: "Lo sigue considerando su marido y será muy difícil poder encontrar un sustituto en su corazón", cuenta. Desde su fallecimiento el 9 de junio de 2015, el marido del político socialista ha asistido a algún acto, como la inauguración de la Plaza Pedro Zerolo -estos días epicentro del World Pride-, y aún mantiene contacto con los que fueron amigos y compañeros de su marido.

Boda de Pedro Zerolo y Jesús Santos, 1 de octubre de 2005. Gtres

La pareja se convirtió en el símbolo de la lucha por los derechos homosexuales con su boda, el 1 de octubre de 2005 en la Casa de la Panadería de Madrid, celebrada tres meses después de la reforma del Código Civil que permitió las bodas entre personas del mismo sexo. 

"Nunca le he conocido otra pareja. Pedro Zerolo respetaba muchísimo a Jesús y nunca tuvo ni un devaneo con otro hombre", recuerda Trinidad Jiménez, quien casó a la pareja. "Mientras preparábamos la campaña para las elecciones de la ciudad de Madrid, (fue candidata a la alcaldía en 2003) Pedro me contaba cómo le organizaba viajes sorpresa. De pronto se presentaba y le decía: 'nos vamos a Tailandia'. Le quería muchísimo. Se llevaba muy bien también con su familia, que vive en Extremadura. Jesús siempre se ha mantenido en el anonimato porque no ha querido que nadie piense que ha aprovechado su relación con él para darse importancia", relata la exministra de Sanidad y Asuntos Exteriores y buena amiga de la pareja.

Trinidad Jiménez y Pedro Zerolo en la boda de Jesús Vázquez y Roberto Cortés. Gtres

Jesús Santos sigue trabajando en el departamento de secretaría académica del Instituto Europeo de Diseño de Madrid. También sigue en contacto con el círculo de amigos de Pedro Zerolo más implicados en la lucha por los derechos del colectivo LGTBI. Conoce personalmente, entre otros, al director de cine Alejandro Amenábar, que precisamente ha dado este miércoles el pregón por las fiestas del Orgullo Gay en la rebautizada plaza Pedro Zerolo (antigua Vázquez de Mella) de Madrid.

SUS CUÑADOS DESEAN QUE SEA FELIZ

Jesús Santos ha estado siempre muy vinculado a la familia de su marido. "Venían a casa por Navidad, Semana Santa y verano", explica Eladio González Zerolo, el hermano del activista. "Hemos pasado mucho tiempo con él, así que ojalá sea feliz", cuenta a EL ESPAÑOL.

Estos días son importantes para toda la familia, que aunque no participará en los actos del Orgullo Gay en Madrid, tienen muy presente a su hermano. Sus tres hermanos (Conchi, Eladio y Cristina) y sus dos sobrinos, Pedro y Andrea, respetaban mucho a Pedro Zerolo, con el que compartieron momentos muy felices en su casa a las afueras de La Laguna, con un amplio jardín. Cada año celebraban allí la Romería de San Benito. Preparaban carne de fiesta, papas arrugás y sangría. Hasta allí llegaban sus primos de Las Palmas y los vecinos del pueblo, según relata su hermano. 

LE HUBIERA GUSTADO VIVIR EL WORLD PRIDE EN MADRID

"Pedro estaría muy feliz de ver la celebración del World Pride en Madrid. Le habría encantado", cuenta su amiga íntima y asesora personal durante 13 años, Rosa Laviña. Siempre estuvo cerca de Zerolo y de su marido, Jesús Santos, incluso en los momentos más difíciles de la enfermedad del político: un cáncer de páncreas contra el que luchó durante casi dos años. Se queda con los momentos más divertidos que pasó con él. "Cuando trabajábamos en el Ayuntamiento de Madrid y salíamos a comer o dar un paseo, nos cruzábamos casi a diario por la calle Mayor con una anciana que fingía apuntarle con una pistola y dispararle. Lo hacía cada vez que nos cruzábamos con ella"

El marido de Pedro Zerolo y sus tres hermanos en la inauguración de la Plaza Pedro Zerolo. Gtres

La mujer asegura que Zerolo supo separar muy bien entre el trabajo y su vida personal. "Aún así, nos hemos tomado muchas margaritas juntos". También ha conocido muy bien a sus hermanos (Conchi, Eladio y Cristina) y a sus padres. Precisamente el día que se inauguró la Plaza Pedro Zerolo (14 de mayo de 2016), falleció su padre, quien fuera primer alcalde de la democracia de La Laguna (Tenerife), Pedro González. Fue como si hubiera esperado a ver el último homenaje de la ciudad de Madrid a su hijo y después se hubiera ido tranquilo. Tenía 89 años. Sus hijos tuvieron que abandonar el acto y volver a La Laguna para organizar su entierro. Precisamente de su padre heredó Pedro Zerolo su amor por la Política y su don artístico, pues su padre era pintor y también tuvo el honor de ser el primer alcalde de la Democracia de La Laguna (Tenerife). "Su familia siempre le respetó. Pedro Zerolo no vivió en sus carnes la incomprensión ni la persecución", asegura Trinidad Jiménez. 

Pero el político sintió la necesidad de luchar por quienes sí habían sido rechazados por su condición sexual. Precisamente conoció a su pareja trabajando en el Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid (COGAM). Para Carla Antonelli, actriz, representante del PSOE en la Asamblea de Madrid y gran amiga de Zerolo, "el legado de Pedro es el de la unificación. Pedro fue pegamento que unió a los colectivos y los convirtió en una sola voz para que los partidos políticos y los gobiernos tuvieran en cuenta nuestras demandas. Su legado es el poder hacer realidad los deseos de las personas del colectivo LGTBI", ha declarado a EL ESPAÑOL.