Toño Sanchís (43 años) ha sabido sacar tajada de la guerra abierta que desde hace dos años mantiene con su exrepresentada Belén Esteban (43). Ahora no parece importarle que la amistad se haya deteriorado, que la de San Blas le haya denunciado o que se haya esfumado su gallina de los huevos de oro. Sanchís ha sabido paliar rápidamente el agujero económico que se le presentaba en sus cuentas y desde hace unos meses rentabiliza al máximo su enemistad con Esteban. Tanto es así, que los casi 500.000 euros que le reclama la princesa del pueblo, podría haberlos facturado ya.

Noticias relacionadas

[Más información: Belén Esteban vs Toño Sanchís: las claves del juicio más esperado]

Apenas unas semanas después de que la colaboradora de Sálvame desvelara las supuestas irregularidades en la gestión llevada a cabo por su exrepresentante, Toño Sanchís aterrizaba en Levántate All Stars, un programa en el que dúos de parejas famosas tenían que demostrar sus dotes artísticas y vocales sobre el escenario. El talento de Sanchís no quedó de manifiesto, pero sí lo hicieron los ingresos que obtuvo con su participación en este programa, que oscilaban en torno a los 15.000 euros por semana.

Toño Sanchís, durante su participación en Levántate All Stars.

Posteriormente le tocaría el turno a Gran Hermano VIP, justo dos ediciones después de que Belén Esteban se hiciera con el premio final del reality. El caso de su exrepresentante fue bien distinto, pues los espectadores le echaron de la casa nada más salir nominado, convirtiéndose en el primer expulsado de la edición. Pero eso no hizo que sus ingresos se redujeran. Sanchís negoció un contrato plagado de condiciones y exigencias que le dotaban de unas cifras desorbitadas, independientemente del tiempo que permaneciera en la casa. A todo ello había que sumar los distintos debates y apariciones posterioresSanchís no se llevó el maletín bajo el brazo, pero abandonó la casa con una buena dotación económica, que en su momento se cifró en 20.000 euros semanales.

El exrepresentante, durante su estancia en la casa de Gran Hermano.

Siguiente parada: El programa de Ana Rosa. Lo que comenzó como una simple entrevista terminó convirtiéndose en un contrato de colaboración en toda regla. El magazine matutino asegura que nunca paga sus entrevistas, así que por esto no cobró, aunque sí por su presencia en el programa como colaborador. Seegún información que maneja este medio, es el contertulio con el caché más alto.

Casi al mismo tiempo, el exrepresentante recorría también las redacciones de las revistas. En poco más de medio año, concedió varias exclusivas a la revista Lecturas por las que se embolsó otra cantidad ingente de dinero.

Portada de la revista Lecturas, con la entrevista exclusiva a Toño Sanchís.

Por si todo esto fuera poco, ahora acaba de aterrizar en el nuevo programa de Toñi Moreno (43), Viva la vida, para desvelar nuevos detalles del juicio que se celebró a principios de esta semana. 

[Más información: Toño Sanchíz deja plantada a Belén Esteban en el juicio]

Por el momento se desconoce si, como ocurrió con El Programa de Ana Rosa, esta intervención puntual acabará también en un contrato firme de colaboración. Lo que está claro es que la enemistad de Toño con la princesa del pueblo le ha acarreado casi tantas ganancias como cuando era su amigo íntimo y representante. Contra todo pronóstico, el agujero que parecía asomar en sus cuentas no ha profundizado en demasía, gracias entre otras cosas al provecho que ha sabido sacar a su nueva situación.