Isabel Pantoja se vende caro. Después de quince meses encerrada en prisión, la expectación ante su vuelta a los escenarios es máxima. Por ello no es de extrañar que ella y su equipo no duden en exigir una serie de indicaciones y peticiones a todo aquel organizador que quiera contar con la sevillana.

Noticias relacionadas

Isabel Pantoja, a su salida de prisión. Gtres

La cantante iniciará una gira mundial en Barcelona y Madrid los próximos día 11 y 18 de febrero para luego recalar en el escenario del Festival de Viña del Mar de Chile el 22 de febrero, y más tarde en Santiago de Chile el 5 de marzo. No será hasta tres meses después cuando Pantoja pondrá fin a su gira el 24 de junio en el estadio de La Cartuja de Sevilla.

La cantante pide dos camerinos para ella y trece para su equipo

Pero para que esto suceda, los organizadores de estos eventos habrán tenido que cumplir con una serie de exigencias plasmadas en un documento de 18 páginas revelado este martes por El Programa de Ana Rosa. Entre estas se encuentran indicaciones para el apartado técnico, pero también para el traslado, estancia y bienestar de la cantante y su equipo.

La artista durante uno de los conciertos que dio en 2014. Gtres

En el apartado técnico, por ejemplo, Pantoja exige más de 20 personas entre técnicos y producción. Entre estas peticiones se encuentra un jefe de producción, un backliner, un asistente de sonido, un responsable de iluminación, dos operadores de cañones, tres operadores profesionales de cámara para el show, un responsable de catering o un asistente de vestuario.

Asimismo, la cantante también pide dos camerinos para ella sola, otro de cambio rápido sobre el escenario, y trece camerinos más para su equipo de músicos y de producción (director de orquesta, 9 músicos, coros, oficina de producción y técnicos). Además pide  un espacio grande para poder encontrarse con sus fans.

En cuanto a lo que debe haber en los camerinos, Pantoja pide un sofá confortable, cuatro sillas, moqueta en el suelo, una mesa, un perchero burro, seis perchas, un espejo de cuerpo entero, un sillón de peluquería, un espejo para maquillaje con iluminación, decoración para generar un espacio agradable y un baño totalmente equipado (ducha, toallas, jabón, papel).

El camerino de Isabel Pantoja.

Té de la marca Hacendado

Lo más llamativo de estas exigencias, sin embargo, se encuentra en sus peticiones de comida y bebida para el camerino. Y es que Pantoja pide determinadas marcas como té con sabor limón de la marca Hacendado, una bandeja de jamón de bellota de 5 jotas o cuatro litros de agua mineral con gas San Pellegrino.

La cantante también pide una nevera, hielo, cuatro litros de agua mineral sin gas, dos litros de zumo natural de naranja, Coca Cola, seis botellines de cerveza, una botella de vino tinto La Rioja, una bandeja de fruta fresca, una bandeja de sándwiches variados, una bandeja de caña de lomo, una bandeja de quesos, pan tierno, bollería dulce, un termo de café o chocolatinas.

En esta extensa lista también hay peticiones de cara al viaje de la cantante y su séquito y su transporte en la ciudad. La oficina de management de Pantoja pide tres pasajes en Business a la ciudad más cercana al concierto con el vuelo más directo posible, así como 23 o 25 pasajes en turista. Además, para desplazarse por la ciudad, se solicita dos vans con vidrios tintados con conductor a disposición de la cantante durante todo el día.

En cuanto al hotel, éste debe ser de categoría 5 estrellas, en régimen de alojamiento y desayuno.  La habitación de la cantante debe ser tipo suit, con cama grande y terraza, balcón o por lo menos ventanas que puedan abrirse. Algo realmente importante teniendo en cuenta que la cantante ha pasado quince meses entre rejas.

Bebida y comida para Isabel Pantoja.