Apolo y Artemisa, hermanos gemelos y protagonistas de uno de los mitos griegos más famosos. La relación entre Apolo, que regía la luz del Sol, y Artemisa, la de la Luna, fue muy estrecha, hasta el punto de que los griegos vinculaban a la diosa con el culto de Apolo. Miles de años después, otro Apolo y otra Artemisa -quizá igual o más poderosos que ellos- se han manifestado en forma de diamantes. Dos diamantes gemelos, en apariencia iguales, pero con distinto interior, como los auténticos Apolo y Artemisa.

Noticias relacionadas

Pero ¿cuánto es el valor de los pendientes subastados más caros del mundo? Las joyas, en plural porque en realidad se vendieron por separado, alcanzaron casi los 52 millones de euros en una subasta en la prestigiosa casa Sotheby's a principios de 2017. Apolo y Artemisa, estos dos diamantes perfectos en forma de pera, uno de color azul y otro rosado, fueron subastados por 37 y 13 millones de euros, respectivamente.

Los pendientes Apolo y Artemisa, los más caros jamás vendidos en una subasta. Sotheby's

El Apolo Blue -el verdadero nombre de la gema- tiene 14,53 quilates y, según expresó la propia casa de apuestas en una nota informativa, "se trata del diamante azul vivo sin defectos más grande que jamás se haya ofrecido en una subasta. Pertenece a la categoría IIb, un grupo de piedras preciosas al que solo pertenecen el 0,5% de los diamantes". Por su parte, el Artemis Pink -su auténtico nombre- tiene 16 quilates y "es una gema de categoría IIa, el tipo químico más puro de un diamante", según contaron desde Sotheby’s.

"Las piedras están montadas como un par de pendientes espectaculares, pero se ofrecen por separado, debido a su extrema rareza, poder y presencia. Ha sido un privilegio para Sotheby’s recibir la confianza para vender el excelente Apollo Blue y Artemis Pink, que ahora han cambiado de nombre", afirmó David Bennett, presidente de la División Internacional de Joyas de Sotheby’s después de la venta.

A pesar de lo icónico, mágico y emblemático del nombre, parece ser que el comprador anónimo, que tenía casi 52 millones de euros extras para desembolsar en un par de pendientes, decidió modificar el nombre: Apolo y Artemis no terminaban de convencerle de todo. Al diamante azul lo llamó 'Recuerdo de las hojas del otoño' y al rosa 'Sueño de hojas de otoño'. "Los gemelos, uno rosado y otro azul, están perfectamente emparejados en tamaño, corte y tonalidad", se apuntaba desde Sotheby's en su sitio en relación a Apolo y Artemisa, bautizados a posteriori como Recuerdo y Sueño.

"Estoy encantado de que las piedras queden juntas como pendientes. Estos diamantes de colores exquisitos son enormemente raros y cada uno es una piedra maravillosa en su propio estilo. Juntos, como pendientes, son impresionantes. Los nombramos después de Apolo y Artemisa, un hermano y hermana de gran poder y belleza que estaban entre los más venerados de las deidades griegas antiguas. Estos son diamantes de gran distinción, con presencia extraordinaria, y nos sentimos honrados de que Sotheby’s haya sido elegida para llevarlos a subasta", concluyó Bennett en relación a estas dos piedras preciosas únicas e históricas, las más caras jamás vendidas.

[Más información: Lo que nunca podrás comprarte: el reloj más caro del mundo por 50 millones de euros]