Los que fueran los meses más esperados y vacacionales llegan a su fin. Y, ahora, con la vuelta a la rutina; comienzas a observar de manera consciente el aspecto de tu piel. Pese a los protectores solares; el sol, el agua del mar, el cloro de las piscinas ha tenido consecuencias negativas en su aspecto. Una apariencia que, sobre todo, ha tomado tu cutis. No lo dejes pasar. Es hora de tratar la falta de homogeneidad en el tono que presenta tu piel, pues puede desencadenar en pequeñas marcas o manchas que, con el tiempo, se quedarán en tu rostro.

Noticias relacionadas

Recuerda: la piel tiene memoria y para lograr tener un cutis terso, luminoso y frenar la aparición de líneas de expresión de manera prematura, es importante mimarla y cuidarla. Sobre todo cuando ha estado más expuesta a las radiaciones solares y/o a los agentes químicos que dañan tu piel.

Además, tenemos que sumarle un nuevo factor: la mascarilla, que puede haber provocado un cambio en la tonalidad más notable entre la zona superior e inferior del rostro. En el caso de sufrir quemaduras o marcas muy pronunciadas recuerda acudir a un experto dermatológico.

¿Qué hacer para recuperar el brillo y tono de la piel?

1. Exfoliar: Al igual que ocurría con los labios agrietados por la falta de humedad o hidratación, es importante que antes de aplicar cualquier tratamiento o producto, exfolies la piel. Con este paso que realizarás de manera puntual – para evitar dañar la piel -, retirarás las células muertas y el producto penetrará con mayor efectividad

Existe una variada oferta de exfoliantes en el mercado e incluso recetas caseras – mezclando avena, miel y leche – que puedes utilizar. Por recomendar uno, hay que destacar el exfoliante de Somatoline Cosmetic llamado Scrub Pink Salt (19, 90 euros / 350 g).

Este exfoliante elaborado con sal rosa del Himalaya suaviza el aspecto de la piel. Somatoline

Un cosmético elaborado con sal rosa del Himalaya, característica por su tono rosáceo. Los resultados de aplicar este producto son: revitalizar e iluminar el aspecto de la piel, exfoliar y alisar la epidermis, estimular la microcirculación y fomentar la hidratación de la piel.

2. Fomentar la regeneración de la piel: De la misma manera, incorporar sérums que actúan de forma rápida, permite una reparación de las capas más profundas de la piel, frenando la aparición de arrugas y regenerando los tejidos. Por ejemplo, el sérum facial Revitalift de L’Óreal Paris tiene un precio muy competente (9, 20 euros) y una alta eficacia.

El sérum es un producto que penetra en las capas más internas y fomenta la regeneración. L'Óreal

3. Hidratar: Uno de los pasos que no pueden faltar en la rutina diaria, más aún cuando se quiere tratar y frenar la aparición de manchas o la diferencia de tonos es nutrir la piel. Con este paso, le aportamos nutrientes y favorecemos que el tejido recupere su luminosidad y tono natural

Puedes optar por elaborar una mascarilla casera con frutas – como la papaya o el aguacate – y yogurt, que nutren y aportan múltiples beneficios al aspecto de la piel. Eso sí, elige siempre una crema que se adecúe al tipo de piel que tengas y a tus necesidades. 

Incorporando algunos productos que ayudan a la regeneración cutánea y siguiendo estos pasos, lograrás que tu piel recupere su brillo y aspecto natural. 

[Más información: Presume de piel jugosa y luminosa con este sencillo maquillaje que está arrasando por las redes sociales]