El diseñador japonés Kansai Yamamoto, conocido por vestir al fallecido cantante y compositor británico David Bowie, ha muerto a los 76 años tras ser diagnosticado con leucemia mieloide aguda, según informó su hija, la actriz Mirai Yamamoto (45).

Noticias relacionadas

"El 21 de julio mi padre, Kansai Yamamoto, falleció a la edad de 76 años. Dejó este mundo en paz, rodeado de sus seres queridos", informaba su hija a través de una publicación en su perfil de la red social Instagram, en la que dedicó un sentido adiós a su progenitor.

Yamamoto cursó ingeniería civil e inglés en la Nihon University capitalina y fue discípulo de reconocidos diseñadores como Junko Koshino (80). En 1971, con 27 años, se convirtió en el primer japonés en hacer un desfile de moda en Londres y en 1975 debutaría en París.

La fama internacional de Yamamoto se acrecentaría tras entablar amistad con el camaleónico Bowie, para quien diseñaría alguna de sus prendas más recordadas durante las giras Ziggy Stardust y Aladdin Sane, en los años 70, trabajos que le reportaron gran popularidad.También, vistió a otros artistas como Elton John (73) o Stevie Wonder (70).

Los diseños de Yamamoto se caracterizan por la mezcla de elementos tradicionales orientales (muy influenciados por el teatro japonés kabuki) y un carácter marcadamente excéntrico y vanguardista.

En 1993, con su faceta como diseñador consolidada, el japonés se embarcó en creaciones multidisciplinares. Ese año organizó en la Plaza Roja de Moscú su primer espectáculo, Super Shows, que más tarde realizaría en Vietnam (1995), la India (1997) o Japón (2000).

En 2015 produjo un evento que abarcó todo lo que había construido a lo largo de su carrera, The Nippon Genki Project: Super Energy!, que organizaría en múltiples ocasiones en años posteriores.

Yamamoto también es el diseñador del tren Skyliner que circula desde 2010 y conecta el aeropuerto de Narita con el centro de Tokio, y se involucró en la fallida candidatura olímpica de Tokio 2016 con un evento celebrado en septiembre de 2009 y denominado Katsuzo.

El japonés siguió trabajando hasta que en febrero le fue diagnosticada una leucemia mieloide aguda y fue hospitalizado.

"A mis ojos, mi padre no era sólo el alma ecléctica y enérgica que conocía el mundo, sino alguien que también era considerado, bondadoso y afectuoso. (...) Veía los retos como oportunidades para el autodesarrollo y siempre creyó en días más brillantes para el futuro", escribió su hija en su mensaje de adiós. 

Yamamoto dio las gracias a todos los que "tocaron" la vida de su progenitor: "Sin vosotros, su legado no existiría"

[Más información: El estilo extravagante de David Bowie llega en forma de gafas de sol ]