La centenaria firma británica Dunhill, conocida por sus prendas masculinas de cuero, continúa su labor por volver a ser una referencia en el armario de hombre, y cuenta para ello con el diseñador Mark Weston, que defendió una colección más alternativa en su segundo desfile para la marca. El ex director creativo de Burberry está creando sus propios códigos dentro de Dunhill para darle a su nuevo público un mensaje coherente sobre un estilo que defendieron hoy, durante la última jornada de la Semana de la Moda hombre.

Noticias relacionadas

Así, el cuero no solo vistió las clásicas gabardinas o chaquetas, también prendas de abrigo estilo sudadera o impermeable, para un estilismo más deportivo. Weston saca partido de las creaciones de la firma en los años setenta y vuelve a poner en la pasarela pantalones de pata ancha con apertura en el lado para mostrar botines en piel de pitón.

Un modelo luce uno de los diseños de la marca.

En una gama de tonos verde, con toques de azul marino, beige y negro, el único estampado que destacó fue uno estilo mármol, recuperado de los archivos de la casa, según contó el diseñador a Efe tras el desfile. "Me gusta la idea de encontrar cosas viejas y sacarlas de nuevo, adaptándolas a un nuevo contexto. Esta colección es más personal para mí y he vuelto a algunas cosas con las que yo crecí en Inglaterra, periodos en los que había una subcultura", dijo.

Dunhill apostó por mantener una silueta clásica, elegante, un fondo de armario adaptados al siglo XXI, aunque más arriesgado y sensual de lo que ha sido la marca en las últimas décadas. "Este año ha sido genial, quería que fuera una auténtica evolución de la última temporada, no puede ser algo radical porque creo que la gente tiene que entender el mensaje desde el principio y a partir de ahí hacerlo evolucionar", explicó.

El desfile, que tuvo lugar en los jardines de un instituto cerca del barrio de Montmartre, contó además con la presencia de los modelos franceses Vincent Lacrocq (34) y Clément Chabernaud (30), dos de los "tops" internacionales de su generación. La última pasarela de esta intensa semana de desfiles, en la que se presentaron las tendencias de hombre para la primavera-verano 2019, fue la de la firma de origen japonés Kenzo, que volvió a decantarse por un único espectáculo para presentar la colección de hombre y mujer.

La línea masculina puso el acento sobre una combinación de trajes de sastrería con un toque deportivo, de proporciones exageradas en pantalones, que se llevaron de pata ancha, o chaquetas sueltas confeccionadas en tejidos finos. En paralelo, la mujer vistió colores ácidos, como fucsia o cobalto, en largos vestidos de apariencia delicada cargados de transparencias y encajes.

[Más información: H&M lanza la versión 'low cost' del vestido de invitada de Meghan Markle]