Chiara Ferragni (31 años) ha abierto las puertas de su hogar a la revista Elle. La influencer italiana protagoniza el nuevo número de la revista en una entrevista donde habla de su ascenso a la fama y de los haters que le han acompañado desde que empezó con The Blonde Salad. "No me importa que la gente diga que este trabajo es exhibicionista: tiene razón. Pero pienso que también sirvo de inspiración para muchos, porque empecé sin nada y he levantado un imperio", explica la it girl después de haber sido nombrada la influencer más poderosa del mundo por Forbes.

Noticias relacionadas

En cuanto a su lucha feminista, Chiara señala que "soy feminista, y creo que hay que pelear ser lo que una quiera. Somos todos iguales, aunque todavía no lo parezca". Una lucha por la igualdad que le ha llevado a plantar cara en más de una ocasión a aquellos que le han criticado a ella o a sus amigas por su aspecto físico. Así sucedió durante su despedida de soltera en Ibiza donde se quejó por un titular de un medio italiano que calificaba negativamente a sus amigas por su peso.

Chiara en una imagen de archivo. Gtres

Una actitud que también ha mantenido con los haters: "El ciberacoso es un problema realmente serio. Al principio de mi carrera recibía comentarios muy desagradables de gente con perfiles falsos. Para ellos esto es un juego y tú debes ser fuerte. Al final, si vas a exponerte tanto en las redes sociales, pregúntate si estás pasándolo bien con ello".

Y sobre el primer momento que se sintió influencer, la esposa del cantante Fedez afirma: "Mi primera recuerdo verdaderamente importante es el de la primera vez que me invitaron a Cannes. Era 2010 y acababa de empezar en esto. Acepté en un instante, sin saber todavía lo enorme que era el evento. Ese día me sentí igual que una princesa".

[Más información: Chiara Ferragni se despide de Ibiza antes de dar el 'sí, quiero']