Ya han pasado cinco meses desde que salió a luz la entrevista de Meghan Markle (40 años) y el príncipe Harry (36) con Oprah Winfrey (67). Una reveladora conversación que casi medio año después sigue dando que hablar.  

Noticias relacionadas

Recientemente, se ha desvelado que los duques de Sussex consideraron compartir el nombre del royal que, supuestamente, hizo un comentario racista en contra de Archie (2) antes de su nacimiento. Según explica The Daily Mail, una edición actualizada de la biografía de Meghan y Harry, Finding Freedom, asegura que la pareja evaluó hacer público este detalle, hasta que la protagonista de Suits decidió lo contrario. De acuerdo con la información que proporciona el periódico británico, la actriz le dijo a Oprah Winfrey que revelar la identidad de la persona sería "muy perjudicial para ellos".

La decisión de Meghan Markle, sin embargo, no evitó la polémica. Pese a no desvelar el nombre del racista de Buckingham, sus palabras acapararon todos los titulares de la prensa internacional y generaron un enorme disgusto en la Corona. Mientras que la reina Isabel II (95) calificó de "preocupante" esta acusación, el príncipe Guillermo (39), muy enfadado, aseguró que los Windsor no son "una familia racista".  

La entrevista de Meghan y Harry con Oprah Winfrey salió a la luz el pasado mes de marzo. Reuters

La nueva edición de Finding Fredoom, que se publicará el 31 de agosto, aniversario de la muerte de la princesa Diana, también acusa a la reina Isabel de no haber hecho lo suficiente para frenar el racismo dentro de la Corona. Además, habla de otros temas igual de polémicos, que perjudican a la Familia Real. 

Según medios locales, el epílogo del texto desvela que los Windsor estaban "complacidos" de que Meghan Markle se perdiera el funeral del duque de Edimburgo porque temían que "creara un espectáculo". Por otro lado, expone que los duques de Sussex sí querían que Archie se convirtiera en Príncipe y hace referencia a varios asuntos que han incomodado a Harry desde su retirada como miembro activo de la Familia Real británica. 

Pese a estas y otras tantas informaciones que allí se han expuesto, los Sussex han insistido en que no cooperaron directamente con los autores de Finding Freedom. Sus palabras, no obstante, ha generado sospechas entre algunos que afirman que se proporcionó ayuda indirecta. Los creadores del texto, por su parte, han seguido la misma línea que Meghan y Harry y han dicho que la biografía es "independiente y no autorizada".

La reina Isabel, Meghan Markle y el príncipe Harry, durante un acto en Londres. Gtres

En los últimos días y, a través de su equipo legal, Meghan Markle y el príncipe Harry han vuelto a negar todo lo relacionado con la nueva actualización del libro, que los enfrenta aún más a la reina Isabel. La pareja acusó de difamatorio afirmar que ambos han reavivado una guerra con la monarca y que en ningún momento han dado a entender que Su Majestad no ha actuado lo suficiente para acabar con el racismo dentro de la Casa Real.

La declaración de Meghan

En la polémica conversación con Oprah Winfrey, Meghan Markle aseguró que durante su primer embarazo hubo miembros de la familia real británica que le trasladaron al príncipe Harry sus "preocupaciones" por "el color de piel que tendría Archie", dado que ella es mestiza y con raíces afroamericanas. Además, se les dijo que su primogénito no tendría título, pese a que le correspondería hasta que el príncipe Carlos (72) asuma el trono. Tampoco la protección del palacio de Buckingham.

Sus palabras generaron tensión dentro de la Corona y obligaron a la reina Isabel a pronunciarse públicamente, a través de un comunicado. "Toda la familia está entristecida al conocer el alcance total de cuán difíciles han sido los últimos años para Harry y Meghan. Las cuestiones planteadas, especialmente la racial, son preocupantes. Si bien algunos recuerdos pueden variar, (estos problemas) van a ser tomados muy en serio y la familia se ocupará de ellos en privado. Harry, Meghan y Archie siempre serán miembros muy queridos de la familia", admitió la longeva soberana días después de la polémica entrevista. 

[Más información: Isabel II prepara una batalla legal contra los Sussex: así afectará su decisión al último proyecto de Harry]