Este miércoles, la reina Letizia (48 años) ha sido el centro de todas las miradas. Los Reyes han entregado el Premio Cervantes al poeta Francisco Brines (89). Por culpa de la pandemia, Felipe VI (53) y su esposa han viajado hasta la casa del autor en Oliva, Valencia, para hacerle entrega del galardón. Una cosa atípica, pensada para no hacer una gran reunión de personas como ha sido siempre en el paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares.

Noticias relacionadas

La reina Isabel II (95), que sabe mucho del difícil oficio de reinar, dice que ella va siempre vestida de colores llamativos para que la gente la vea. Cuando cientos de personas se reúnen para ver a la soberana, la idea de vestir de un tono neutro y apagado no es buena, ya que te confunden entre los muchos hombres que visten de esos colores y que van en la comitiva. Lo que tienes que hacer es destacar con un amarillo, un verde lima, un azul intenso. Y eso es lo que ha hecho hoy Letizia, aparecer por encima de los demás gracias a un naranja mandarina.

Los Reyes han viajado este miércoles a Valencia. EFE

La esposa de Felipe VI ha sacado de su armario un conjunto firmado por Zara formado por una camisa de manga larga y en asimetría total y unos pantalones wide leg. Se trata de un diseño de la temporada de primavera de 2019 de la firma de Inditex y que estrenó durante la visita de Estado que hizo con el Rey a Argentina. Para aquel encuentro con Juliana Awada (47), lo decoró con un broche en forma de abeja realizado en ámbar.

En esta ocasión ha decidido no llevar la joya, dándole un aspecto más minimal al outfit. Lo que no acabamos de tener claro son los complementos que ha elegido. En la mano ha lucido su cartera naranja en piel de serpiente de Ángel Schlesser, que lleva muchos años en su armario. Los salones de Carolina Herrera que ha calzado esta mañana eran en tono nude, algo que tampoco se ha llevado bien con el resto del outfit.

La reina Letizia junto al poeta Francisco Brines.

Sobre las joyas volvemos a tener poco que decir. Hace unas semanas pensamos que igual habíamos vuelto a la normalidad e íbamos a ver los muchos pares de pendientes que tiene (porque no usa otra cosa) pero no. Este miércoles por la mañana en Valencia ha vuelto a llevar los aros con forma de bambú y el anillo de Karem Hallam. Solo fue un espejismo.

[Más información: Letizia apuesta por tres grandes firmas de lujo internacional para su cita con la literatura]