Segunda jornada de la visita de Estado de los Reyes a Andorra. Aunque sea un país pequeño y muy cercano, este tipo de encuentros están muy regulados por el protocolo y tienen actos muy pautados. Este viernes ha tocado acercarse a los niños. Puede ser un hospital o un centro de formación, en el Principado esta mañana han visitado el colegio María Moliner.

Noticias relacionadas

Letizia (48 años) ha seguido en su línea de repetir y repetir, pero para ser justos tenemos que decir que esta mañana ha reinventado un look y el resultado ha sido bueno. Aunque estamos seguras de que alguien de la comitiva está listo para actuar, siempre viajan con un médico, porque llevaba tan apretado el cinturón que ceñía su chaqueta que había muchas probabilidades de que sufriera un desmayo por falta de aire. Por suerte, todo ha salido bien.

Letizia ha apostado por una chaqueta de Carolina Herrera.

La Reina ha vestido hoy de dos colores en los que ella se encuentra segura, el negro y el gris. El outfit estaba compuesto por una chaqueta de Carolina Herrera estampada en cuadros, cruzada y con doble botonadura. Se la habíamos visto hace poco en una audiencia en Zarzuela por última vez y su precio, cuando ella la adquirió era de 475 euros. El último día que la lució la llevó suelta y este viernes ha ido de todo menos eso. Letizia le ha sumado el cinturón Coco de Möhel, negro ancho, de hebilla XXL, en efecto piel de cocodrilo. El accesorio iba tan apretado que sobraba más de lo que abarcaba el cuerpo de la esposa de Felipe VI. Esta es una manía que nos cuesta mucho entender: vale, te gusta llevar el cinturón apretado hasta entrar casi en hipoxia, pero llévalo a un zapatero, seguro que Zarzuela tiene uno de confianza, para que te corte el resto y no quede colgando.

La Reina ha combinado su chaqueta con un pantalón 'cropped' HUgo Boss y unas bailarinas cerradas. Gtres

Otra cosa que nos ha llamado la atención es que a Zarzuela, que no creemos que en Andorra, ha llegado ya la primavera del todo y la Reina ha calzado unas bailarinas cerradas, pero sin medias, de Hugo Boss. Se trata de un calzado que hacía mucho que no se ponía, que en su día costaba 295 euros, que es de charol y lleva una tira transversal que le da toda la gracia.

Pero hasta ella misma se ha debido dar cuenta de que hacía mucho más frío del que ella había previsto -hay que recordar que Andorra está entre montañas- y ha pedido un pañuelo negro para protegerse de las bajas temperaturas.

Para completar el look ha elegido unos pantalones negros cropped de Hugo Boss y un bolso de mano, a juego con el cinturón.

Como joyas, el anillo de Karem Hallam y unos pendientes tan pequeños que no estamos ni seguros de cuáles son.

[Más información: Letizia y su vestido reciclado de Inditex para su primer viaje de Estado a Andorra]