La Costa Amalfitana-Italia ha sido el lugar elegido por Beatriz de York (32 años) y Edoardo Mapelli Mozzi (37) para continuar su luna de miel. De acuerdo con los medios locales, la hija del príncipe Andrés (60) y el empresario comenzaron su viaje de novios hace unas semanas, con un recorrido en coche por el sur de Francia. Una travesía que, al igual que su boda, celebrada el pasado 17 de julio, han llevado con discreción. Fue esta misma semana cuando se dio a conocer que los recién casados se alojaban en el lujoso hotel de un nuevo destino, considerado el favorito de muchas celebridades.

Noticias relacionadas

El 'beach club' privado del hotel Santa Caterina. Santa Caterina

El semanario italiano Chi desvela que Beatriz de York y Edo Mapelli han disfrutado de unos días en Amalfi junto a Christopher, el hijo de cuatro años del empresario, fruto de su pasada relación. Allí se han alojado en el hotel Santa Caterina, un refugio con vista al mar Tirreno y con todas las comodidades necesarias para desconectar y disfrutar.

El hotel donde Beatriz de York se ha alojado tiene vistas al mar Tirreno. Santa Caterina

El hotel elegido por Beatriz de York y Edo Mapelli se encuentra cerca del centro histórico de Amalfi y cuenta con diferentes opciones para alojar a sus huéspedes: habitaciones y suites. Si bien hay varios tipos, todas coinciden en algunas características. Su decoración sigue una línea clásica y mediterránea, que mantiene el estilo de las villas amalfitanas. Coinciden, además, en sus grandes espacios luminosos, suelos de cerámica pintados a mano y sus vistas al mar Tirreno o al jardín privado. Dormir una noche de agosto en Santa Caterina vale alrededor de 680 euros. Sin embargo, el precio final dependerá del dormitorio seleccionado, siendo la suite especial la más cara, con un precio de 2.896 euros.

Las habitaciones del hotel tienen un estilo clásico y mediterráneo. Santa Caterina

En cuanto a sus lujos y servicios, este hotel cuenta con un beach club con acceso privado al mar, solárium, piscina de agua salada y gimnasio. También, con un bar que se presenta como "una solución ideal tanto para aperitivos rápidos como para disfrutar de una excelente pizza o pescado fresco a la plancha". La propuesta gastronómica de Santa Caterina la completan otros dos restaurantes con vistas panorámicas al mar. Uno de ellos, incluso, con estrella Michelin desde este año. Según explican en la web del hotel, el cuidado en la elección de los ingredientes para elaborar las clásicas recetas de la cocina amalfitana han hecho del hotel un punto de referencia en la gastronomía internacional. Este lujoso refugio italiano también cuenta con una bodega para los amantes del vino.

Preocupados por el bienestar de sus huéspedes, el hotel Santa Caterina dedica un espacio a la tranquilidad y a la belleza. Así, cuenta con un spa que ofrece masajes y tratamientos estéticos. 

Los restaurantes del hotel Santa Caterina tienen vista panorámica al mar. Santa Caterina

No es la primera vez que Beatriz de York y Edoardo Mapelli eligen la Costa Amalfitana para viajar. De hecho, este destino se ha vuelto muy especial para la pareja de recién casados. Y es que, en septiembre del año pasado, la nieta de la reina Isabel II (94) y el empresario italiano se trasladaron a Positano, donde se comprometieren. La hija del príncipe Andrés y Sarah Ferguson (60), además, se siente profundamente atraída por Italia. 

Una boda secreta e íntima

Beatriz de York y Edoardo Mapelli se dieron el 'sí, quiero', el pasado 17 de julio en una ceremonia no anunciada y de carácter privado, en el palacio de Windsor. A la celebración, que tuvo lugar en la capilla real de Todos los Santos, asistieron la monarca; su esposo, el príncipe Felipe de Edimburgo (99), y un reducido número de invitados, según el comunicado difundido por el palacio de Buckingham.

Los recién casados se vieron en la obligación de cambiar sus planes de boda, debido a la crisis del coronavirus. En un principio, Beatriz de York y Edo Mapelli contraerían matrimonio el 29 de mayo. Fue el pasado mes de marzo cuando la pareja canceló su enlace y aseguró que analizaban la posibilidad de realizar una ceremonia privada "para un pequeño grupo de amigos y familiares", tal y como terminó ocurriendo.

La boda de Beatriz de York no solo estuvo marcada por la pandemia, sino también por las polémicas que rodean al príncipe Andrés, por su implicación en el caso Epstein. Una situación a la que la pareja ha puesto distancia de por medio, al menos por unos días, para disfrutar de su idilio en un refugio muy especial y lleno de recuerdos. 

[Más información: Así es el palacio que ha heredado Beatriz de York: un lujo destino vacacional en Milán]