El príncipe Andrés (60 años) sigue estando en la mira de la crónica social. Desde que se dio a conocer su implicación en el caso Epstein -el magnate multimillonario que se suicidó en prisión tras desvelarse que era la cabeza de una red de pedofilia-, son muchas las informaciones que se han ido desvelando y que confirmarían su culpabilidad. La última ha sido una declaración de Virginia Roberts Giuffre (36), víctima de Jeffrey Epstein, su socia, Ghislaine Maxwell (58), y el hijo de la reina Isabel II (94).

Noticias relacionadas

Aunque la estadounidense ya había acusado al príncipe Andrés de abuso, no se conocían hasta el momento los detalles de la declaración que hizo en 2016 y que ahoran han recogido algunos medios británicos y norteamericanos. 

Según aparece en los documentos, Virginia Roberts Giuffre tuvo la misión de divertir al duque de York en 2001, cuando ella tenía 17 o 18 años. "Mi trabajo era entretener sin parar, ya sea que eso significase complacerlo con mi cuerpo durante un masaje erótico o simplemente, llevarlo a pasear en caballo", expresó la víctima que, en su momento, recibió instrucciones por parte de Ghislaine Maxwell, madame de Epstein, que se encuentra en prisión y a la espera de celebrarse su juicio por, presuntamente, "ayudar" a Epstein a "explotar y abusar sexualmente" de niñas entre 1994 y 1997.

"Envolvió sus brazos alrededor de mi cintura y me saludó como un viejo amigo. Le devolví el abrazo, ya temiendo lo que me esperaba en los próximos días", declaró Virginia Roberts Giuffre acerca de uno de sus encuentros con el príncipe en Rancho Zorro, una de las mansiones que tiene Epstein en Nuevo México que, según ella misma informó, en ese momento estaba "completamente vacía", con la excepción de algunos sirvientes y guardaespaldas que casi no vieron.

Virginia Roberts, víctima del príncipe Andrés. Gtres

En palabras de Virginia, que entonces contaba las horas para volver a casa, "no fue fácil satisfacer los deseos sexuales de estos hombres extraños, siendo el príncipe Andrés uno de ellos". Sin embargo, pudo cumplir con la misión encargada por Maxwell y Epstein.

"Creo que lo pasó muy bien, parecía relajado y cuando se despidió me dio un beso. Lo llevé a pasear en caballo, alrededor de la propiedad, fuimos a nadar en la piscina y, por supuesto, le hice muchos masajes. Le hice masajes al menos dos veces al día y pareció disfrutarlo", respondió en su momento Roberts al pedófilo, uno de los explotadores sexuales y uno de los criminales más peligrosos y perversos, y su socia, cuando regresó a Nueva York.

Estos, contentos con su trabajo, no dudaron en felicitarla. "Como dos padres orgullosos, ambos me miraron: 'Bien, lo hiciste realmente bien'", escribió la víctima en su libro The Billionaire's Playboy Club

El príncipe Andrés y Jeffrey Epstein en la portada de 'New York Post' del 21 de febrero de 2011. Gtres

El encuentro en Rancho Zorro no fue el único que tuvo Virginia Roberts con el príncipe Andrés, que hoy se encuentra alejado de la vida pública. De hecho, según ella misma desveló, tuvo relaciones sexuales con el duque de York en tres ocasiones y hace apenas unos días, la corte encargada del caso hizo público nuevos documentos judiciales que incriminan al duque de York en le abuso de esta joven, entonces menor de edad. Unas acusaciones que el hijo de Isabel II sigue negando. Por otro lado, según la abogada estadounidense Gloria Allred, representante de algunas de las presuntas víctimas de Jeffrey Epstein, el ex de Sarah Ferguson, está "evitando y evadiendo" a las autoridades de Estados Unidos al no proporcionar una declaración después del encausamiento de Maxwell. 

"¿Cuándo va a contar todo lo que sabe? Debe hacerlo, necesita hacerlo sin demora. Es muy traumático y difícil para las víctimas no saber la verdad y este es un tipo de test de tortura a la que el príncipe Andrés está sometiendo a las víctimas sobre como ¿hará o no dará una declaración, si lo hará, cuándo? Simplemente no es justo", manifestó la letrada a la cadena británica ITV. 

[Más información: Se revelan nuevos documentos sobre la supuesta implicación de Andrés de York en el caso Epstein]