376 kilómetros separan Vitoria de la cárcel de Brieva. Tres horas y veintiséis minutos de recorrido en coche que la infanta Cristina (54 años) e Iñaki Urdangarin (51) han aprovechado al máximo para disfrutar de su mutua presencia y despedirse hasta el próximo permiso penitenciario de él.

Noticias relacionadas

Este sábado a primerarísima hora de la mañana el matrimonio se subía a su coche para poner rumbo a Ávila. La hermana del Rey ha sido la encargada de ponerse al volante y Urdangarin ha ejercido de copiloto para estar el mayor tiempo posible junto a su esposa y su única familia ya en este viaje de vuelta a la realidad. Y es que, según lo estipulado, debía regresar al centro penitenciario de mujeres de Brieva antes de las 8:40 horas de este sábado.

Iñaki ha pasado la Nochebuena y el día de Navidad con su familia en la vivienda de su madre, Claire Liebaert, en Vitoria, adonde llegó a última hora de la tarde del martes 24 de diciembre.

En el domicilio familiar, en una zona residencial de la capital alavesa, Urdangarin y varios miembros de su familia han pasado la Nochebuena y el 25 de diciembre al mediodía salieron a una iglesia cercana a la vivienda. Durante el paseo el matrimonio se mostró unido de la mano y muy sonrientes, que muchos medios catalogaron de "romántico".

Fue un paseo muy polémico porque estuvieron acompañados por 11 escoltas y gozaron de una tranquilidad y protección que recordaba a la de su época como duques oficiales de Palma. En su trayecto no realizaron ningún tipo de declaraciones aunque sí desearon felices fiestas a los periodistas.

La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin, de la mano, acompañados por sus hijos en Vitoria.

Urdangarin ha disfrutado así de su primer permiso penitenciario de cuatro días, desde que antes de las nueve de la mañana de este martes abandonó el Centro Penitenciario de Brieva (Ávila), donde ingresó el 18 de junio de 2018. El cuñado del Rey cumple una condena de 5 años y 10 meses de prisión por malversación, prevaricación, fraude a la Administración, dos delitos fiscales y tráfico de influencias en el conocido como caso Nóos.

Para su viaje navideño a Vitoria, Urdangarin fue recogido por un vehículo como cada martes y jueves, desde el pasado mes de septiembre, para trasladarle a Pozuelo de Alarcón (Madrid) para realizar labores de voluntariado en una ONG de atención a personas con discapacidad.

Desde allí se dirigió a Vitoria, donde reside su madre y varios de sus hermanos. Llegó en un vehículo conducido por su esposa, la infanta Cristina.

[Más información: Iñaki y Cristina, con 11 escoltas por Vitoria, volvieron a sentirse como los duques de Palma]