Charlene de Mónaco, en una imagen de archivo.

Charlene de Mónaco, en una imagen de archivo.

Casas Reales ALEJADA DEL OJO PÚBLICO

Sabemos el motivo por el que Charlene de Mónaco se oculta (casi) siempre en palacio

A la esposa de Alberto II de Mónaco no le gusta ser el centro de atención, y por eso es prácticamente imposible que se la vea en los actos públicos. 

Noticias relacionadas

El misterio se ha desvelado. Ya sabemos el mal que aqueja a Charlene de Mónaco (41) desde que se convirtió en princesa. La joven padece fobia al ojo público y no sabe reaccionar ante las cámaras. JALEOS ha tenido acceso a una de las grandes fortunas del principado con título nobiliario que ha comentado que "a Charlene no le gusta ser el centro de atención. No puede con ello. Por eso es prácticamente imposible que se la vea en los actos más emblemáticos".

Se refiere, por supuesto, al Gran Baile de la Rosa, que con este boato cada más ordinario los Grimaldi dan la bienvenida a la primavera. Sin embargo, a petición de Alberto II (61), su esposa acude por obligación al baile de la Cruz Roja en julio o a las fiestas de Santa Devota, patrona del principado.

Charlene de Mónaco no es muy dada a aparecer e actos públicos.

Charlene de Mónaco no es muy dada a aparecer e actos públicos.

Charlene prefiere y se desenvuelve mucho mejor en actos pequeños e íntimos. Pero a pesar de su timidez extrema, al igual que su esposo sigue involucrada en un sinfín de causas benéficas. Algunas de ellas, no exentas de murmuraciones maliciosas entre la alta sociedad: "Que decidiera crear la fundación Charlene de Mónaco para enseñar a nadar a los niños nos pareció un poco ridículo. Es como si se hubiera perdido la esencia de Grace Kelly".

A pesar del jarro de agua fría que supuso la boda real, los monegascos tienen mucho cariño y respeto por Alberto II. "Hace muchas cosas por mantener en pie el principado, se involucra en muchas causas y lo sabe vender internacionalmente". Esta aristocrática fuente se ríe ante los históricos rumores sobre la homosexualidad de Alberto: "¡Pero si es un mujeriego! Al final se tenía que casar con una mujer discreta que no le diera problemas. Y Charlene lo cumple. Además, tenía la obligación de dar un sucesor varón al trono. Ella se casó y sigue muy enamorada, pero a día de hoy él... Bueno, a su manera la ama".

En la actualidad, Mónaco está a años luz del relumbrón de la época de Grace Kelly. Billetes hay a borbotones debido a las nuevas fortunas rusas, chinas y de diferentes países árabes. Pero el nuevo dinero no es equiparable a buen gusto, glamour y educación.

Una fuente de la aristocracia monagesca asegura a JALEOS que Alberto II es un mujeriego.

Una fuente de la aristocracia monagesca asegura a JALEOS que Alberto II es "un mujeriego".

Los alquileres de los apartamentos están por encima de las nubes porque de esta manera los arrendatarios criban la calidad de la gente que desea vivir en el principado. De hecho, entre los grandes especuladores del terreno se encuentra la familia Pastor, a la que pertenece Fabrizio (48), el hijo que Syliane (74) tuvo con Michel Pastor y que aportó a su matrimonio con el escritor ya fallecido, José Luis de Vilallonga quien, por cierto, le dio su apellido. Fabrizio hace ya varios años que está alejado del foco mediático mientras disfruta de la cuantiosa fortuna familiar estimada en unos 20.000 millones de euros, procedentes en su mayoría de los alquileres de los 4.000 apartamentos que poseen en Mónaco.

[Más información: La princesa Charlene: las damas de la 'jet set' monegasca le hacen el vacío]