La palabra 'cursi' tiene un origen que muchos desconocen a pesar de ser una cosa tan común en nuestros días. El término viene de unas hermanas de Cádiz, de alta cuna, que se apellidaban Sicur y que presumían de ser las más elegantes de la ciudad. La cosa es que parecía que era más bien lo contrario y en la ciudad con más gracia de España, que me perdonen los sevillanos, le dieron la vuelta al apellido de aquellas mujeres y empezaron a llamarles las 'cursi'. El caso es que conociendo el origen de la palabra o no, la reina Letizia (46 años) ha vuelto a acuñarlo a la perfección en el look que ha elegido para la mañana de este lunes, en una semana muy especial para ella porque celebra su 15 aniversario de boda.

Noticias relacionadas

La esposa de Felipe VI (51) ha presidido en Madrid la presentación de los Proyectos sociales del Banco Santander, y ha estrenado uno de los vestidos más cursis que le hemos visto desde que Felipe Varela dejó de 'reinar' en su vestidor. 

La reina ha presidido la entrega de los premios de Proyectos Sociales del Banco Santander.

Se trata de un vestido de la marca francesa Sandro, perteneciente a la colección del año pasado, con un precio de 375 euros, y realizado en seda con un estampado terriblemente feo en tonos azules y naranjas. El vestido tiene botones en toda su parte frontal, es de corte midi y cuello redondo, y si ya me resulta bastante incómodo de ver, Letizia lo ha lucido con un cinturón estrechito en color blanco que lo ha rematado.

Además, la Reina ha tenido que pasar calor porque, aunque en Madrid han bajado las temperaturas respecto a la semana pasada, lo cierto es que tampoco es como para ir de manga larga cerrada como lleva el vestido.

Detalle de los pendientes de la reina Letizia, firmado por Tous.

Lo que si ha sacado del baúl de los recuerdos son los pendientes. La Reina ha elegido unos que hacía años que no se los veíamos. Hubo una época, cuando todavía era Princesa de Asturias, que no se los quitaba, pero desde que llegó al trono es la primera vez que los vuelve a lucir.

Se trata de una pieza de la firma española Tous, realizada en oro amarillo y ópalos. Cuando salieron hace tantos años, todo lo que se recaudaba con su compra era donado a la investigación contra el Cáncer de la Fundación FERO, pero ya no están a la venta.

La reina ha vuelto a lucir el anillo de oro, de la firma Karen Hallam.

De nuevo en su dedo ha lucido el anillo que ya no es tan misterioso, por lo menos la marca. JALEOS entrevistó a su diseñadora, Karen Hallam, hace unos días. La joyera asegura que ella no le ha regalado la joya a la Reina, y que igual es un regalo de un amigo. El caso es que es una pieza que diseñó hace 15 años, por lo que seguro que tiene algún mensaje especial para Letizia.

Lo que sí ha llevado a juego es la cartera y los zapatos. Lo más bonito de todo el look con diferencia, se trata de unos salones de ante y piel imitando serpiente en color azul.

Los tacones que ha lucido la Reina están realizados en piel de serpiente azul.

La Reina ha vuelto a lucir el pelo suelo, está claro que últimamente pasa de hacerse cualquier tipo de recogido. Este martes volveremos a ver a Letizia en otro acto en solitario. 

[Más información: La historia detrás del misterioso anillo de Letizia: entrevistamos a su diseñadora]