Desde Isabel Presley (68 años) hasta Begoña Gómez (44). A las 20 horas de la tarde todo estaba listo en el Palacio Real para la cena de gala que los Reyes ofrecían en honor del presidente de Perú y su esposa. Al ser una cita declarada por protocolo como ‘gala’ los hombres visten chaqué y las mujeres de largo. Y si esta mañana nos quejábamos de lo poco motivada que parecía Letizia con esta visita, esta noche lo ha dado todo, vistiéndose como una verdadera princesa Disney.

Noticias relacionadas

Los reyes de España, el presidente de Perú y la primera dama Casa Real

Para la primera cena de gala de este 2019, la Reina ha sacado de su armario un vestido que no veíamos desde hacía ocho años. Un traje de gala al más puro estilo Cenicienta que estrenó para la velada anterior a la boda de Guillermo de Inglaterra (36) y Kate Middelton (37) en abril de 2011 en Londres.

Ha llovido mucho desde entonces, de hecho, los duques de Cambridge tienen ya tres niños, pero lo cierto es que un vestido como ese, hecho entonces para una princesa de Asturias, le sigue sentando de lujo a la Reina. Aunque hay que decir que entonces Letizia estaba más delgada, como se ve claramente en la imagen.

De izquierda a derecha: el rey Felipe VI, la reina Letizia y la emérita Sofía Gtres

Se trata de un traje de gala hecho en muselina y tul gris lavanda con bordados de flores, escote palabra de honor y falda de estilo new look. Lo vimos aquella noche en la capital británica y no lo habíamos vuelto a ver más. Hoy por fin ha salido del armario de nuevo.

El protocolo dice que los Reyes deben llevar, si tienen, las distinciones que el país visitante les hayan otorgado en alguna ocasión, y por eso la Reina hoy llevaba la banda del Orden al Mérito por los Servicios Distinguidos, condecoración que le entregó Ollanta Humala (56) en 2015. Resulta que la banda de esta medalla es morada, por lo que pegaba con el vestido, ¿casualidad o hecho aposta? Con ella nunca se sabe.

Lo que está claro es que Letizia quiere llevar los hombros al aire y por mucha banda que haya se corta y se cose al escote y se terminó el problema. Ella luce omóplato sí o sí.

Era noche de tiara en el Palacio Real y la Reina ha ido sobre seguro con la Tiara Floral, una de sus favoritas. Como bien indica su nombre, es un diseño en flores hecho en brillantes que puede ser usada como collar o desmontarse en tres broches. Franco la compró en la joyería Aldao para regalársela a Sofía con motivo de su boda con don Juan Carlos. La única vez que la hemos podido ver como un collar fue en 1962 cuando la todavía princesa griega la llevó en la fiesta de gala anterior a su boda en Atenas, nunca más la hemos vuelto a ver de otra forma que no sea como corona.

El rey Felipe dando un discurso en honor al presidente de Perú, Alberto Martín Vizcarra Casa Real

La tiara Floral no necesita compañeros de noche, pero Letizia ha decidido lucir también una de las pulseras gemelas de Cartier en su brazo derecho y los pendientes de oro blanco y diamantes que sus suegros le regalaron con motivo de su boda con el rey Felipe.

En el plano beauty la Reina ha vuelto a maquillase de forma suave remarcando mucho sus ojos. De nuevo, las pestañas postizas han sido protagonistas de su mirada en esta velada en el Palacio Real. Letizia ha llevado el cabello recogido en un moño estilo nido, realizado con una trenza, perfecto para colocar la tiara.

La primera cena de gala del 2019 ha sido un flashback total a aquella noche de Londres de 2011. Este jueves en ARCO veremos a dónde nos transporta la Reina con su look. Ya sabemos que la Feria de Arte Contemporáneo es una de sus citas favoritas para dejarnos sin palabras.

[Más información: Letizia se apunta al 'low cost': su vestido de serpiente de 99'95 euros de Massimo Dutti]