Este viernes la ciudad de Oviedo se engalanará para celebrar los Premios Princesa de Asturias. El evento, que tendrá lugar en el Teatro Campoamor de Oviedo, es una de las citas más importantes de la Familia Real, que reciben el cariño de los asturianos y de los ciudadanos allí reunidos. 

Noticias relacionadas

Este año, además, la expectación en el principado era aún mayor. ¿La razón? Muchos esperaban poder ver a la princesa Leonor (12 años) presidir por primera vez el evento que recibe su nombre. Pero habrá que esperar para otra ocasión, ya que la joven se quedara en Madrid, según han confirmado a JALEOS fuentes de Casa Real. Los que sí estarán presentes serán el rey Felipe (50) y la reina Letizia (46) que presidirán el acto.

Leonor en una imagen de archivo. Gtres.

Su mayor protagonismo como heredera al trono hacía presagiar que la princesa finalmente acudiría y, aunque no diera el discurso inaugural (como sí hizo su padre con su edad), al menos presenciaría el evento. Pero nada más lejos de la realidad. De nuevo, otro años más, la joven permanecerá escondida entre los muros de Zarzuela junto a su hermana, la infanta Sofía (11), a la espera de que llegue la fecha en que finalmente le toque el turno de ejercer como heredera en esta entrega de premios. 

"Es una niña de doce años, que hay que dejarla que se desarrolle como una niña de doce años", opina Jaime Peñafiel (86), experto en Casa Real, a este periódico. Una postura que encaja con la mantenida por parte de Zarzuela, que ha intentado mantenerla alejada de los actos oficiales y protegerla al máximo posible, a diferencia de otros herederos europeos.

Este año han intentado que empezara a coger un mayor protagonismo dentro de la esfera público, pero era algo no bien visto por todos, como la reina Letizia que históricamente ha sido una de las más recelosas con su intimidad, o el propio Peñafiel: "A mi me pareció un error que su padre le concediera el Toisón de Oro".

Este año, en el acto se entregarán los premios a Martin Scorsese (75), Alma Guillermoprieto (69), Amref Health AfricaReinhold Messner (74) y Krzysztof Wielicki (68), Fred Vargas (61), Michael J. Sandel (65), Svante Pääbo (63) y Sylvia A. Earle (83).

Primeros pasos como heredera

Toisón de Oro

La princesa Leonor recibiendo el Toisón de Oro por parte de su padre, el rey Felipe. Gtres.

En febrero de 2018 la princesa Leonor ya tenía su primer acto oficial: la imposición por parte de su padre, el rey Felipe, del Toisón de Oro, uno de lo mayores galardones de nuestro país. Imposición porque a raíz de su décimo cumpleaños ya se había publicado que recibiría dicho honor.

La joven, radiante con un vestido azul pastel, el pelo recogido a los laterales con sendas trenzas y una sonrisa de oreja a oreja, conoció ese día por fin el protagonismo propio del cargo de princesa de Asturias. Actos protocolarios, un recinto repleto de personas atentas a cada uno de sus pasos, discursos en su honor... 

[Más información: Leonor recibe el Toisón de Oro: las 7 cosas que no sabías del distinguido collar]

Visita a Covadonga

No fue hasta septiembre de este año cuando acudió a un evento en el que no solo era la protagonista por su cargo, sino que ejercería como tal. Fue durante el primer centenario de la coronación de la Virgen de Covadonga, cita que coincidía con el del Parque Nacional de la Montaña de Covadonga (o Picos de Europa) y los 1.300 años del origen del Reino de Asturias. 

En este evento ya quedó claro la gran expectación que genera la joven heredera. En las calles de Covadonga se agolpaban los ciudadanos que esperaban ansiosos ver a la princesa. A "su princesa", como algunos gritaban. 

Desfile del Día Nacional de España

Leonor con el Toisón de Oro (izqda) y situado junto a su padre en la Tribuna Real (dcha). Gtres.

Solo una semana antes de la entrega de los Premios Princesa de Asturias tuvo lugar el último de los actos en los que ejerció como heredera: el Día Nacional de España. Aunque fueron pequeños detalles, quedó claro durante el desfile que este año Leonor había dejado de ser solo la hija de los reyes, ya era la heredera al trono. 

La joven lucía en el lado izquierdo del pecho el Toisón de Oro que le había impuesto su padre a principios de año. Aunque aparecía discreto, por su tamaño y porque el lazo con el que se unía al vestido era del mismo color que el traje, era un claro símbolo que hacía visible su condición de heredera. 

Además de este medallón, se situó a la derecha del padre en la tribuna real, posición que terminaba de confirmar su mayor protagonismo en el evento. Los años anteriores se había situado al lado de su madre, que vigilaba atentamente que sus hijas se comportaran como corresponde a unas niñas de su posición. Este año, sin embargo, aparecía en uno de los extremos de la tribuna junto al rey Felipe. La princesa siguió con especial interés el desfile y no dudó en preguntar a su padre sobre algunos detalles de este evento. 

En todos estos actos su protagonismo ha quedado más que patente, y poco a poco ha ido avanzando en su papel como heredera del trono. Pero todavía queda mucho terreno que conquistar. ¿Cuánto habrá que esperar para que finalmente acuda a la entrega de Premios Princesa de Asturias?

[Más información: La princesa Leonor ejerce por primera vez como heredera de la Corona en Covadonga]