La cuenta atrás para la boda de Harry de Inglaterra (35 años) y Meghan Markle (36) ya ha comenzado. Se están ultimando los detalles para el enlace real más importante del año y de hecho, la gigantesca tarta de limón empezará a prepararse en unas horas. Parecía que todo estaba controlado, pero en la víspera de la ceremonia la lista de invitados ha sufrido una baja muy destacada: la del padre de la novia. Y este miércoles se conocía el porqué.

Noticias relacionadas

Thomas Markle (73) no podrá asistir a la boda de su hija porque este mismo miércoles se somete a una operación de corazón muy delicada. Los médicos '"intervendrán el órgano y despejarán el bloqueo, así repararán el daño y colocarán un stent donde sea necesario", explican fuentes cercanas al diario DailyMail. La cirugía se llevará a cabo a las tres y media de la tarde, hora de Reino Unido.

Algunas voces afirman que el repentino malestar cardíaco del padre de Meghan se debe a la carta pública que su hijo escribió a Harry pidiéndole que no se casara con la actriz por el daño que había causado a la familia. Sin embargo, los últimos acontecimientos y polémicas que involucran al progenitor de la prometida de Harry tampoco habrían ayudado a que su salud mejorara.

Este lunes Thomas Markle afirmaba que no asistiría a la boda de la actriz tras pactar con unos paparazzi unas fotografías que empañaron la buena imagen de la boda real porque se "sentía avergonzado". Pero horas después, varios medios británicos y estadounidenses aseguraban que el hombre había cambiado de idea y acudiría al día más importante de la vida de su hija para acompañarla al altar.

Sin embargo, este miércoles su asistencia vuelve a estar en el aire después de conocerse su urgente intervención de corazón y su posterior necesidad de reposo en el hospital. Todavía hay informaciones contradictorias respecto a si Thomas Markle finalmente estará presente en el enlace royal o no, porque pese a su operación hay quien señala que su deseo es estar al lado de su hija para mostrarle su apoyo en una cita tan especial.

Su madre ya vuela a Londres

Doria Ragland sí ha confirmado asistencia y estará junto a su hija este sábado. La madre de Meghan ha puesto rumbo a la capital inglesa este miércoles en clase business desde el aeropuerto de LAX, en Los Ángeles, California.

Ragland ha sido tratada como toda una royal, pues la ha recogido frente a su casa un chófer que la ha trasladado hasta el aeropuerto y una vez allí ha tenido pase VIP para su entrada a embarcar. Un viaje que ha comenzado como toda una reina y que espera llegar a tiempo para ponerse al día con su hija y conocer todos los detalles de su boda con Harry.