La trenza francesa o french braid es uno de los peinados más conocidos del mundo, y suele ser muy utilizado entre deportistas, bailarinas y otras profesionales que desean que su pelo quede bien arreglado y elegante, pero sin tener que pasar horas delante del espejo. Ya os adelantamos cómo hacer trenza de raíz, ahora os vamos a aclarar como lucirlas según tu tipo de cabello.

Se trata de un peinado a la moda que suele iniciarse en la zona de la coronilla y que va incorporando mechones de pelo a medida que se va trenzando, de manera que la trenza entera queda pegada a la cabeza, y permite distintas variantes, entre ellas la trenza francesa invertida y la trenza francesa de lado, que explicaremos en el presente texto. 

Cómo hacer una trenza francesa

Con nuestros consejos de belleza y ciertos remedios caseros, podrás lucir un peinado maravilloso que realizarás tu misma y por ello conseguirás un ahorro en tu economía.

Lo primero que hay que hacer antes de hacer una trenza francesa es peinar bien el cabello. Esto, que es básico para cualquier tipo de peinado, es crucial para los trenzados, ya que se va a separar el pelo en mechones y es importante no encontrarse con nudos. En caso de tener el pelo muy liso, es bueno mojarlo un poco, ya que así será más fácil de manejar y se te escapará menos. 

Una vez hecha esta parte preparatoria, te compartimos un vídeo donde explicamos paso a paso cómo hacer una trenza francesa y los pasos a seguir: 

  1. Coger una pequeña sección de pelo de la parte superior de la cabeza (unos 4 centímetros de ancho), intentando que todo el pelo empiece a la misma altura, y distribuirla en tres mechones iguales
  2. Empezar a trenzar como en una trenza tradicional, pasando el mechón de la derecha por encima de las otras dos, el de la izquierda por encima, y así varias veces, hasta que tengas ya el inicio de una trenza tradicional bien definida.
  3. Separa el resto del pelo en mechones de tamaño similar a los que tienes ya trenzados. Puedes sujetarlos con una pinza o una gomita si tu pelo tiende a despeinarse.
  4. Sigue trenzando hasta la nuca, pero en cada paso del mechón sobre los otros dos, añade uno de los mechones del resto del pelo, de la parte izquierda de la cabeza cuando trences hacia la derecha y de la derecha cuando trences hacia la izquierda.  Si los mechones agregados son muy grandes, la trenza tendrá menos cruces, y tendrá más cruces (y mayor complejidad), cuanto menor sea la cantidad de pelo agregado en cada paso de trenzado.
  5. Cuando hayas trenzado todo el pelo, puedes acabar recogiendo el final de la trenza en forma de trenza tradicional o de coleta. Una variante de la trenza francesa es la trenza francesa invertida, también llamada trenza holandesa y que consiste en exactamente lo mismo que la trenza francesa (un trenzado en el que se van agregando mechones a medida que se avanza) pero trenzando al revés, es decir, cogiendo un mechón de la parte derecha de la cabeza cuando se trence hacia la derecha y de la izquierda cuando se trence hacia la izquierda.

Eso se hace pasando los mechones de pelo por debajo del trenzado a medida que se van usando. El efecto es muy bonito y permite que la trenza sea visible en todo momento, a diferencia de en la trenza francesa clásica, en la que el trenzado queda oculto tras los mechones incorporados.

El inconveniente es que sólo se puede hacer con pelo largo, ya que los mechones han de recorrer más camino. Una segunda variante es la trenza francesa de lado, cuya principal característica es que, en lugar de desde la parte superior de la cabeza, sale de uno de los lados y se dirige hacia el otro. La trenza de lado se hace siguiendo los mismos pasos de la trenza francesa o de la trenza francesa invertida, pero siempre adaptándose a la cantidad de cabello disponible en la zona por la que va pasando, ya que, en ciertas zonas, como la nuca o las sienes, el pelo es bastante más corto.

Para terminar, y sólo para los más habilidosos, hay un peinado precioso que combina las tres técnicas y que es perfecto para bodas y otros eventos, y es una sucesión de trenzas de lado que atraviesen la parte posterior de la cabeza describiendo una ondulación, alternando técnicas: trenza francesa de derecha a izquierda y francesa invertida de izquierda a derecha.