Las garrapatas son unos parásitos muy peligrosos para los perros, ya que su picadura es capaz de transmitir numerosas enfermedades e, incluso, pueden llegar a causarles la muerte. Se alimentan de su sangre, los debilitan lentamente y les hacen enfermar. 

Quitar una garrapata es fácil si lo hacéis bien pero, en caso contrario puede resultar muy peligroso porque la cabeza puede quedarse dentro de la piel del animal y provocarle una grave infección. Son portadoras de virus, parásitos y enfermedades infecciosas muy perjudiciales para la mascota.

En otro artículo ya hablamos de cómo saber si un perro tiene fiebre. Ahora hablaremos de los pasos a seguir para proteger a los perros de estos ácaros. ¿Comenzamos?

Cómo quitar una garrapata

Lo primero que debemos hacer es explorar al perro y localizar todas las garrapatas que tenga porque, aunque suelen alojarse en las orejas y alrededores, pueden hacerlo en cualquier zona del cuerpo. Suelen hincar la cabeza en la piel del animal de manera inclinada, así que debéis fijaros hacia donde están clavadas porque tendremos que tirar en sentido contrario. Así, arrancaremos también su cabeza evitando que se quede dentro. Los pasos que debes seguir son los siguientes:

  • Primer paso: tumba al perro en una posición cómoda y, si es necesario, buscad a alguien para que os ayude a sujetarlo y podáis trabajar mejor. Elegid una zona bien iluminada para ver bien la disposición de la garrapata.
  • Segundo paso: aunque podéis quitar las garrapatas con las manos, recomendamos que utilicéis unas pinzas especiales evitando así el contacto y eludiendo posibles contagios de enfermedades como la de Lyme o el tifus.
  • Tercer paso: observad el ángulo en el que esté clavada. Deberéis agarrarla con las pinzas a la altura de su cabeza, es decir, lo más pegado posible a la piel del animal. Tirad de las pinzas suavemente hacia atrás en el mismo ángulo para extraer la cabeza. Hacedlo de manera tranquila, ya que si apretáis mucho las pinzas o tiráis muy deprisa podría quedar dentro la cabeza y provocar infecciones en el animal.
  • Cuarto paso: una vez hayáis arrancado la garrapata de la piel del perro, haced lo que creáis oportuno para acabar con ella. Esto es muy importante, de lo contrario acabará volviendo al animal inevitablemente.
  • Quinto paso: tras acabar con todas las garrapatas que estaban parasitando al perro, es el turno de curar las heridas que haya provocado en su piel. Para hacerlo, primero debéis lavar la herida con agua y jabón y, después, utilizar una gasa empapada en yodo.

Remedios naturales para alejar las garrapatas del perro

Actualmente, existen muchos productos en el mercado para evitar y ahuyentar las garrapatas, entre los que podemos destacar: baños regulares con agua y jabón especial antiparasitarios, aerosoles, pipetas y collares. Sin embargo, también existe la posibilidad de emplear remedios caseros que son mucho más naturales contra la picadura de garrapata y, por ende, muchos más beneficios para la mascota. Además, son remedios al alcance de todo el mundo. ¡Presta atención!

  • Aceite de oliva: solo bastará con unas gotas por la garrapata adherida a la piel del animal. Provocará una sensación de ahogo que le hará separarse para buscar otro lugar. Tras ello, podréis retirarla con las pinzas y desinfectar la herida que haya provocado en el perro.
  • Limón: deberéis hervir dos trozos de limón durante un minuto y medio, entonces ponedlo a fuego medio y que se cueza una hora aproximadamente. Dejadlo enfriar y pulverizar la mezcla sobre la mascota, veréis cómo las garrapatas abandonan su cuerpo rápidamente.
  • Vinagre de manzana: para aplicarlo, tendréis que coger un recipiente y mezclar en él a partes iguales agua y vinagre de manzana. Aplicándolo sobre el perro producirá un olor que resulta bastante desagradable a las garrapatas, por lo que no tendrán más remedio que huir en cuanto entren en contacto con ella.
  • Vaselina: deberéis untar la vaselina por la zona afectada, de manera que producirá un sentimiento de ahogo en el indeseado huésped muy similar al provocado por el aceite de oliva. Enseguida se retirará buscando otro lugar y es el momento de aprovechar para deshacerse de ella.
  • Manzanilla: solo tendréis que preparar una infusión de manzanilla y con la ayuda de una toalla aplicarla sobre la mascota. Es un remedio bastante eficaz para deshaceros de las garrapatas en perros.

Enfermedades que provocan las garrapatas en el perro

  • Anaplasmosis: provoca síntomas parecidos a la gripe y el efecto principal de esta patología es la fiebre alta. También suele provocar diarrea, vómitos, parálisis en las articulaciones e inflamación.
  • Enfermedad de Lyme: es la patología más habitual que ocasiona la picadura de garrapata y se caracteriza por provocar fiebre e inflamación en las articulaciones. Notaremos débil al animal y es probable que pierda el apetito.
  • Hepatozoonosis: fiebre, diarrea, anemia, dolor corporal generalizado y problemas de motricidad son los síntomas de esta enfermedad.
  • Estado de parálisis: las garrapatas en perros pueden provocar un estado de parálisis local, pudiendo llegar a causar gran debilidad e incluso extenderse a todo el cuerpo.
  • Babesiosis: esta enfermedad ocasiona anemia gradual en el animal acompañada de fiebre e ictericia.

Como habréis podido comprobar, las garrapatas no son nada agradables así que proteged a vuestro perro todo lo posible de ellas. Si aún así alguna le pica, al menos ya sabréis cómo actuar. ¡Suerte y ánimo!