Trucos para limpiar los radiadores de casa

Trucos para limpiar los radiadores de casa

¿Cómo hacer... ?

Cómo limpiar los radiadores a fondo de forma rápida y sencilla

En la limpieza de tus radiadores te encuentras con espacios, rejillas y huecos inaccesibles, que dejan pelusas, suciedad e incluso malos olores al encender la calefacción. Aquí te contamos cómo hacer la mejor limpieza a fondo.

25 septiembre, 2020 11:07

El otoño acaba de comenzar en España y el frío está a la vuelta de la esquina, así que es el momento idóneo de poner a punto la calefacción. Por ello, vamos a explicarte en este artículo cómo limpiar los radiadores de forma una sencilla y prepararlos para la calefacción.

Y es que, debes tener en cuenta que los radiadores permanecen encendidos muchas horas durante los meses de frío, y es fácil que acaben acumulando mucho polvo después de todo el verano sin usarlos. Es importante liberarlos de la suciedad antes de volver a encenderlos, así que toma nota.

Pasos para limpiar los radiadores de casa a fondo

1. Como hemos dicho, la limpieza de los radiadores eléctricos es fundamental, sobre todo si en la casa viven personas sensibles al polvo o con alergias. Veamos cómo limpiar radiadores de agua o eléctricos por fuera paso a paso:

2. La limpieza debe hacerse con los radiadores apagados y fríos, por eso te recomendamos hacerla en otoño antes de enchufarlos.

3. Cubre todo alrededor de los radiadores con periódicos viejos o trapos húmedos en el suelo para recoger mejor la suciedad y evitar ensuciarlo todo.

4. A la hora de limpiar el polvo, acuérdate de las secciones traseras de los radiadores, es decir, la que pega a la pared. Hay en el mercado cepillos especiales para ello que te ayudarán a llegar a las esquinas más difíciles. Su forma especial se estrecha al paso dentro del calentador y alcanza todas las ranuras.

Cepillo de limpieza del radiador

Cepillo de limpieza del radiador

5. También puedes colocar un paño húmedo debajo del radiador y otro detrás de la pared. Entonces, dispara aire caliente con un secador de pelo contra él, lo que hará que todo el polvo se vaya hacia abajo y detrás del radiador atraído por la humedad de los paños mojados.

6. Después de eliminar el polvo, te recomendamos utilizar vapor para una limpieza profunda de los radiadores eléctricos. Si tienes una vaporeta, será ideal para deshacerte de la suciedad más incrustada. También contribuye a eliminar las manchas de agua y polvo que se forman en los calentadores.

7. Por último, elimina cualquier residuo restante con un trapo y pasa un desengrasante mezclado con agua para completar la limpieza.

Si sigues estos pasos, tus radiadores eléctricos brillarán al mismo tiempo que estarán desinfectados antes de calentarse. Pero también debes considerar el material con el que están fabricados antes de limpiarlos, pues según el tipo tendremos que purgar radiadores o no.

Limpiar radiadores de hierro fundido

  1. Los radiadores de agua de hierro fundido, en comparación con los tubulares de metal o aluminio, necesitan una limpieza y mantenimiento frecuente. Por ejemplo, eliminar el polvo de forma periódica para maximizar la producción de calor y ahorrar energía.

  2. Si estás pintando tu hogar, aprovecha la oportunidad para pintar los radiadores de hierro fundido con un producto respirable.

  3. Para deshacernos de todo el polvo, puedes utilizar una aspiradora potente o un compresor. Antes de hacerlo, cubre los muebles y el mobiliario de alrededor para no ensuciarlo todo con el polvo que se levantará.

  4. Coloca la aspiradora o el compresor debajo del radiador para succionar o soplar todo el polvo.

  5. Despuués, toma un recipiente y colócalo debajo de la ventilación del radiador. Abre la válvula y verás que sale el agua sucia, incluso naranja al principio. Este es el agua que se queda en las tuberías, así que tienes que sacarla toda hasta que salga limpia. Esto es lo que se conoce como purgar radiadores.

  6. Cuando el agua salga clara, cierra la válvula. Después, toma una cubeta y mezcla agua tibia con detergente neutro o un desengrasante. Moja una esponja con esta solución y pásala por todo el radiador para eliminar cualquier mancha. Por último, seca toda la superficie con un paño suave.

Limpiar radiadores eléctricos de metal

  1. El método de limpieza para los radiadores de metal clásicos es similar al procedimiento utilizado para limpiar los de hierro fundido.

  2. No obstante, si tienes radiadores de diseño como los tubulares, no necesitarás usar la aspiradora o el compresor.

  3. Pasa un paño antiestático por toda la estructura y el polvo quedará pegado a la tela. Mientras lo limpias, ve eliminando el exceso de polvo del paño con frecuencia.

Cómo purgar los radiadores

Purgar radiadores es imprescindible cuando llegan las bajas temperaturas, pues necesitaremos tener a punto el sistema de calefacción para ahorrar energía. Para sacar el máximo rendimiento a los radiadores de agua, debemos realizarles un buen mantenimiento, al menos, una vez al año. Así, tendremos la temperatura deseada y evitaremos averías.

Los sistemas de calefacción de los hogares funcionan mediante un circuito de tuberías y radiadores eléctricos que llevan agua en su interior. Cuando este líquido se calienta irradia calor a las estancias pero, en algunas ocasiones, además de agua se introduce aire en el circuito, lo que causa problemas como ruidos en las cañerías. Además, provocará que los radiadores de agua se calienten de forma irregular. Para evitar esto, tendrás que purgar radiadores.

Instrucciones para purgar los radiadores

Coloca un cubo bajo la válvula de purga que suele estar junto al termostato o bajo el tornillo situado en el lateral del radiador. Gira el tornillo o la válvula un cuarto de vuelta y deja salir el aire hasta que veas que brota agua turbia. Entonces, cierra la válvula y pasa al siguiente radiador. Comienza con los más próximos a la caldera y, en caso de que la vivienda tenga dos plantas, empieza por la de abajo.

También conviene limpiar los radiadores por dentro, ya que acumulan restos de óxido y suciedad. Para ello, cierra las llaves de paso que permiten la entrada y salida de agua, descuélgalos de la pared y vacía el agua y los residuos. Vuelve a colgar y conectar los radiadores de agua, llena el circuito de nuevo y comprueba que la caldera tenga la presión de un bar. Para finalizar, tendrás que purgar radiadores para eliminar el aire sobrante.

También te puede interesar...