En España (en la zona peninsular), la humedad relativa media anual se sitúa entorno al 80% en las zonas costeras del Atlántico y Cantábrico y un poco más baja, sobre el 70% en la costa mediterránea. Ya en el interior, este valor baja hasta colocarse en un 60% aproximadamente

Las manchas de humedad en las paredes de casa son antiestéticas, pero además, el moho que suele originarse puede ser muy perjudicial. Lo normal es que surjan en el interior, en techos o paredes que den al exterior de la casa, por ello, te mostramos cómo limpiar la humedad para evitar problemas mayores.

La aparición de humedad podría deberse a una grieta que está dejando pasar la humedad de la calle, y es importante deshacernos de ella cuanto antes. Sabemos que limpiar la humedad de la pared no es fácil, pero tampoco es imposible. ¡Descubre cómo limpiar la humedad de la pared! 

Causas de las manchas de humedad en la pared

Antes de nada, queremos que sepas que solo con volver a pintar encima no será suficiente, pues tarde o temprano volverá a aparecer la humedad y el moho seguiría ahí. Hay que tomar medidas más contundentes para limpiar la humedad de la pared, sobre todo si hay alérgicos en casa.

El primer paso para limpiar la humedad es buscar el origen del problema que la está ocasionando. Además, debes tener en cuenta que el daño puede llevar años ahí, pero no te has dado cuenta hasta que has visto la mancha de humedad.

Una pared con humedades suele presentar una o varias manchas más o menos grandes, y su tamaño irá en aumento si no se trata de inmediato. Estas manchas pueden ser blancas, azuladas, verdosas o incluso negras si hay presencia de moho.

Las causas de la aparición de manchas de humedad en las paredes suelen ser:

- Una grieta en la pared que da al exterior.

- Una inundación en la misma habitación o en una contigua.

- Un ambiente muy húmedo en casa, en cuyo caso es recomendable utilizar un deshumidificador.

Pasos para limpiar la humedad de la pared

1. Revisa los posibles daños

Las manchas de humedad pueden provocar daños no solo en las paredes y los muebles, ya que el moho puede crecer en cualquier superficie orgánica. Observa bien cualquier elemento cercano, como alfombras, para comprobar que el moho no se haya extendido. Mueve todos los muebles y no los dejes cerca de la zona afectada para que no se reproduzca. Si ya es tarde y tienen humedad, tranquilo, se puede solucionar.

Comprueba también el estado de la pared en cuestión, pues el yeso podría haberse dañado y tendrás que reemplazarlo. Por lo general, las humedades suelen ser superficiales y con una buena limpieza será suficiente. No obstante, si el moho es muy profundo o hay demasiado, lo recomendable es contactar con un profesional porque podría llegar a ser tóxico, sobre todo el de color negro.

2. Soluciona el problema

A continuación, debes solucionar el problema que está causando la humedad. Esto es fundamental para evitar que vuelva a reproducirse. Si la pared da al exterior, es posible que se haya formado por alguna grieta que genere filtraciones de agua, aunque también puede deberse a una gotera, una tubería rota o a una pared de una estancia muy húmeda.

A veces, solo es debido a una mala ventilación cuando se trata de cuartos con mucha humedad, como la cocina o el cuarto de baño. Y más todavía si no hay ventanas en estas estancias, así que tendrás que utilizar algún aparato para reducir la humedad, como un deshumidificador o un extractor de aire.

Una vez que encuentres el problema, debes solucionarlo de inmediato antes de limpiar la humedad y volver a pintar, de lo contrario, será solo cuestión de tiempo que vuelva a reaparecer.

3 Limpiar la humedad de la pared 

Después de solucionar el problema base, debemos proceder a limpiar la humedad y el moho si lo hubiese. En primer lugar, tendrás que cubrir las superficies cercanas para protegerlas de los productos químicos que vamos a utilizar, como el suelo y los muebles cercanos, con plástico y cinta adhesiva.

Hay varios productos que puedes usar para limpiar la humedad, pero usa guantes siempre para proteger tu piel. Por ejemplo, el vinagre blanco es muy efectivo, pero al ser menos agresivo, también será un poco más costoso acabar con el moho. Aplícalo con un spray y déjalo actuar durante 30 minutos antes de aclarar con una bayeta húmeda. Deja que se seque bien toda la pared.

El amoníaco también es muy efectivo, así como el bicarbonato mezclado con agua o incluso el agua oxigenada gracias a sus propiedades antibacterianas. Y la forma de utilizarlos será la misma que hemos explicado con el vinagre, es decir, pulverizando sobre la pared a tratar, dejándolo reposar, aclarando después y esperando que se seque.

El último método consiste en mezclar una parte de lejía con tres de agua y aplicar la mezcla sobre la pared con la ayuda de un trapo o una esponja. Hazlo con la habitación bien ventilada, y en este caso no será necesario aclarar, pero sí dejar secar bien.

La lejía es mejor usarla si la humedad es superficial, pues en caso de que esté en el yeso no penetrará bien y no podrá eliminar el moho más profundo. Por último, si la humedad aparece en una zona con azulejos y la juntas quedan manchadas por el moho, puedes limpiarlas con un cepillo de dientes humedecido en cualquiera de estos productos.

4. Pintar la pared tras limpiar la humedad

El último de los pasos para limpiar la humedad de la pared consiste en pintar de nuevo la pared. Si quedan manchas superficiales pero has eliminado toda la humedad, puedes lijar o decapar la superficie, o utilizar primero una imprimación y un sellador. Y por supuesto, utiliza una pintura antihumedad para prevenir futuros problemas.

pintura

También hay superficies muy resistentes a la humedad, como los papeles vinílicos o plastificados y las pinturas plásticas. En caso de que se forme humedad dentro de armarios o muebles cerrados y a oscuras puedes colocar objetos antihumedad, como un recipiente lleno de arroz o un deshumidificador. ¡No esperes más y sigue estos pasos para limpiar la humedad de la pared!

También te puede interesar...