España encabeza el ranking de los países europeos que más tiempo dedican a la limpieza de sus hogares. En concreto, los españoles dedican entre 9 y 6 horas semanales a la limpieza y tareas del hogar. Sin embargo, por muy limpios que seamos, a nadie le gusta la tarea de limpiar azulejos de cocina, pero debemos hacerlo con cierta frecuencia para mantener la estancia en perfectas condiciones. Además, garantizarás la higiene de tu hogar con algunos sencillos trucos que harán esta tarea más fácil.

Existen muchos productos específicos para llevar a cabo este cometido, pero queremos mostrarte cómo hacerlo con productos eficaces, unos de ellos naturales. No te pierdas en este artículo cómo limpiar los azulejos de la cocina de forma rápida y sencilla.

Trucos para limpiar los azulejos de la cocina

Con estos trucos para limpiar los azulejos podrás dejar impecable una de las partes de la casa que más suciedad acumulan.

1. Cepillo de dientes

Puedes utilizar un cepillo de dientes viejo para limpiar azulejos de cocina, así alcanzarás todos los rincones y podrás eliminar la suciedad de las juntas por completo. Puedes utilizar una esponja o bayeta para ir enjuagando al mismo tiempo que limpias las baldosas.

2. Vinagre

Uno de los mejores remedios caseros para limpiar no solo los azulejos, sino casi cualquier cosa, es el vinagre. Ayuda a eliminar los restos de cal y suciedad incrustados en los azulejos de cocina, incluso es eficaz contra la grasa.

Para limpiar con este producto y que tus azulejos queden brillantes, lo único que debes hacer es humedecer un paño con vinagre puro reducido en un poco de agua. Limpia primero un azulejo para comprobar si queda bien. Si es así, puedes hacer lo mismo con los demás. Por último, recuerda ventilar bien la estancia para eliminar el fuerte olor a vinagre.

Si no tienes vinagre blanco específico para limpieza, puedes hacerlo con vinagre de vino del que usas en la cocina, obtendrás semejantes resultados.

3. Amoniaco

Otro de los productos más efectivos para limpiar azulejos de cocina es el amoniaco, sobre todo para las baldosas de la cocina que es normal que acumulen grasa. Debes prestar mucha atención a las instrucciones de este producto, ya que es corrosivo y podría generarte irritaciones en la piel y los ojos.

La manera adecuada de utilizarlo es diluirlo con agua y usar guantes para no dañar tu piel. También es aconsejable que ventiles muy bien la habitación donde vayas a limpiar con amoniaco para no inhalar sus vapores.

4. Alcohol de quemar

Quizás te parezca increíble, pero el alcohol de quemar es un excelente remedio para limpiar azulejos de cocina de forma sencilla y eficaz. Es tan fácil como humedecer un paño de algodón que no deje pelusa con un poco de alcohol de quemar y frotar con él las baldosas.

Quedarán con un brillo espectacular, pero, si quieres que sea todavía más efectivo, puedes mezclar alcohol de quemar y amoniaco a partes iguales. Añade también un poco de detergente concentrado y medio litro de agua y frota los azulejos con un trapo o un papel de periódico.

También puedes introducir esta efectiva mezcla en una botella con pulverizador y rociar los azulejos. Deja que actúe durante unos minutos para que se desprenda toda la grasa y limpia con un trapo limpio. Verás como tus azulejos brillarán como nunca antes lo habían hecho.

5. Vapor de agua

Una buena manera, rápida, sencilla y muy económica de limpiar azulejos de cocina es con vapor de agua. Y tampoco es necesario tener ninguna máquina especial para ello, basta con poner al fuego una olla a presión llena de agua.

Cierra puertas y ventanas para que el vapor que desprenda la olla humedezca todos los azulejos y reblandezca la grasa que haya incrustada en ellos. Después, pasa un trapo limpio y seco y tus azulejos quedarán brillantes como un espejo.

6. Agua y ácido nítrico

Si no hace mucho tiempo que los azulejos están colocados y todavía tienen manchas de cemento Portland, puedes quitarlas siguiendo las siguientes instrucciones. Mezcla medio litro de agua fría con 25 gramos de ácido nítrico y no te olvides de utilizar guantes antes de aplicarlo para no dañar la piel de tus manos.

Moja un pincel con la mezcla y, con mucho cuidado, pásalo por encima de la mancha sin ensuciar el resto del azulejo para no dañarlo. Verás qué rápido desaparecen estas manchas tan difíciles de eliminar.

7. Bicarbonato y sal

Otro remedio efectivo para limpiar azulejos de cocina es combinar a partes iguales agua, bicarbonato de sodio y sal. Mezcla bien y aplica esta pasta con una esponja sobre las baldosas. Frota con fuerza y retira con agua para enjuagar por completo el producto y aportar un brillo extra a tus azulejos.

8. Pasta de dientes

La pasta de dientes que tiene una fórmula blanqueadora con bicarbonato es un excelente remedio para limpiar los azulejos de cocina y dejarlos tan brillantes como en su origen. Solo tienes que extender la pasta con un cepillo o una esponja y frotar de forma enérgica.

Enjuaga después con agua fría y verás lo brillantes que quedan los azulejos de cocina. Además, si son de los que brillan mucho, cualquiera de estos trucos te resultará útil para devolverles su brillo original. Además, es fácil que con el tiempo acaben perdiendo su brillo característico.

9. Limpiacristales

Ya sea por el vapor constante que se desprende al cocinar, por la grasa que acumulan o por la humedad que se concentra en la habitación, los azulejos sufren las consecuencias de todo ello viéndose sucios y apagados.

Por eso, te aconsejamos que realices una limpieza regular de los azulejos de cocina y, una vez limpios, pulverices las baldosas con limpiacristales y pases un trapo limpio y seco para que el brillo sea más duradero. ¡No podrás creer los resultados!

También te puede interesar...