Los remedios caseros, una solución muy eficaz

Los remedios caseros, una solución muy eficaz

¿Cómo hacer... ?

Cómo eliminar gases de forma natural y sencilla

Todo el que ha padecido un dolor por culpa de gases reconoce lo molesto que puede ser, te mostramos unos remedios caseros para eliminar gases.

Los gases pueden llegar a generar una sensación de incomodidad, sobre todo cuando estamos con más personas. A todos nos ha sucedido en alguna ocasión, aunque normalmente ocurre de manera puntual, pero... ¿qué pasa cuando se sufre de gases de forma habitual?

Hay muchas formas de eliminar gases de forma natural, con remedios de toda la vida. Esos remedios con las que nos trataban nuestras abuelas se han convertido en un conocimiento que ha ido pasando de generación en generación. No siempre es imprescindible utilizar algún producto médico a no ser que sea estrictamente necesario porque el médico nos lo haya recetado.

Si quieres eliminar tus gases de forma natural, para no sentir ese dolor terrible en el estómago, te invitamos a seguir nuestros consejos para conseguirlo.

El zumo de limón

Un remedio natural para prevenir y eliminar los gases es el zumo de limón. Gracias a las interesantes propiedades curativas del limón respecto al tracto digestivo, hay que tenerlo muy en cuenta. 

Se recomienda tomar un zumo de limón antes y después de cada comida, lo que elimina la formación de gas. A pesar de que funciona muy bien contra los gases, no conviene abusar de este ácido. Se recomienda tomar un pequeño vaso rebajado con agua. Uno en la comida y otro en la cena, nos ayudará a eliminar los gases de manera bastante efectiva. 

Además si somos propensos a padecer hipo, el limón es muy conveniente para relajar el diafragma.

Vinagre de manzana y miel

Otro remedio natural es la mezcla del vinagre de manzana y miel. En un vaso de agua incorporaremos dos cucharadas de vinagre de manzana  y dos de miel. Lo removeremos bien y beberemos la mezcla poco a poco durante la comida o la cena. Con esta mezcla se ayuda a eliminar gases. Favorece la regulación de los ácidos del estómago y también facilita el tránsito intestinal.

Té de diente de león

Las infusiones pueden resultar de gran ayuda para prevenir o combatir los gases. El diente de león es una planta medicinal que tiene muchos beneficios. Uno de sus beneficios está relacionado con la digestión.

Beber una infusión de té de diente de león, evita la formación de gases. Si no se quiere consumir en infusión, se puede hacer mezclada con la comida. Para ello debemos adquirir este producto seco y triturado en una herboristería. Si el sabor no os gusta, siempre podréis utilizar perejil fresco o seco. Es un ingrediente que también sirve para controlar los gases en el intestino.

Infusión de anís

Otra infusión, en este caso de anís, puede ser nuestro aliado en la lucha contra los gases. Es muy fácil de preparar, solo hay que poner a hervir una taza de agua y añadirle una cucharada de anís en polvo. Se deja emulsionar durante unos tres minutos y se cuela antes de tomar.

Esta clase de infusión es muy buena para poder terminar con los gases y dolores o molestias que pueden producir. Si se quiere obtener una mayor efectividad, se recomienda tomar una infusión como estas todos los días.

Té de jengibre

El jengibre, además de eliminar los gases puede usarse para combatir vómitos y nauseas. Para prepararlo necesitaremos una cucharadita de jengibre en polvo y un litro de agua.

Colocaremos los ingredientes en una olla y dejaremos que hierva todo entre 8 y 10 minutos aproximadamente. Después retiraremos del fuego, lo taparemos con un paño limpio y esperaremos a que esté tibio. Colaremos y beberemos sin incorporar azúcar. En unos días habremos acabado con los gases.

Carbón vegetal activado

En una herboristería se puede adquirir carbón vegetal activado. Es una estupenda forma para eliminar los gases si ya es tarde para prevenirlos. Si se consume tras una copiosa comida, absorbe los gases para eliminamos en las deposiciones.

Por otro lado, este producto tiene otras ventajas de gran importancia. Absorbe las toxinas del cuerpo y cuando se ingiere ayudamos a que nuestro cuerpo se limpie. Con lo que podremos matar dos pájaros de un tiro.

No está de más purificar nuestro hígado de vez en cuando y así evitaremos molestias estomacales en general.

Hidratación y ejercicio físico

No todo va a ser consumir infusiones o productos naturales. Llevar una correcta hidratación favorecerá nuestro proceso de hidratación. Además, con el ejercicio físico nos mantendremos activos durante todo el día. Cuando vayamos al centro de estudios o al trabajo, hay que hacerlo siempre andando o en bicicleta. Debemos llevar con nosotros una botella de agua para hidratarnos siempre que lo necesitemos.

El hecho de hacer ejercicio físico todos los días, al menos durante una hora, es indispensable. No solo nos pondremos en forma sino que contribuiremos a tener una salud equilibrada. Un paseo después de comer es una excelente idea que deberíamos considerar. Los gases se expulsarán de forma natural.

Recomendaciones generales

Además de controlar la ingesta de determinados alimentos que pueden producir gases, hay que tener en cuenta otros aspectos. Por ejemplo, hay que cocinar los alimentos de forma sencilla. Se debe optar por los alimentos asados y cocidos que por los rebozados y fritos.

Es muy importante masticar bien los alimentos, mezclándolos bien con saliva antes de tragarlos. Comer a una velocidad moderada es necesario. Si comemos demasiado rápido, tragaremos aire, lo que nos producirá gases.

Es recomendable evitar beber en pajitas porque también se traga bastante aire. Hay que ingerir poca cantidad de líquido en las comidas y siempre que sea posible deben ser bebidas sin gas.

No hay que hablar demasiado cuando se come. No se recomienda masticar chicle ni comer caramelos. Tampoco se recomienda fumar porque no solo daña la salud sino que también se traga aire al hacerlo y también produce gases.