Manejar un cubo de Rubik puede ser todo un reto

Manejar un cubo de Rubik puede ser todo un reto

¿Cómo hacer... ?

Cómo hacer un cubo de Rubik: la solución para principiantes

Te mostramos cómo hacer un cubo de Rubik (3x3). Conseguir terminar cada cara de un color diferente puede que sea algo difícil pero no imposible.

Desde que en los 80 se pusiera de rabiosa actualidad entre los jóvenes, el cubo de Rubik ha sido y es el mayor juego "comecocos" jamás inventado. Jóvenes y adultos podían pasar horas y horas intentando, al menos, completar alguna de las caras del famoso cubo sin conseguir resultados, y hoy en día, salgo que conozcamos alguna técnica, sigue siendo igual de complicado terminar un cubo.

Anteriormente os enseñamos a resolver un sudoku, ahora te vamos a indicar los trucos para resolver un cubo de Rubik, tanto uno como otro no es que sean juegos de mesa pero si que su aprendizaje nos ayudará con las matemáticas

Aquí te enseñamos el método más sencillo para aprender cómo hacer un cubo de Rubik. Tan sólo es cuestión de tiempo, práctica y paciencia. Si te animas a hacerlo, te darás cuenta que al final no es tan complicado como parece. 

Cómo hacer un cubo de Rubik, el método por capas

La solución fácil para hacer el cubo de Rubik es la del método por capas. Hay que leer con atención, y si es posible, contemplar algunos de los dibujos y gráficas que puedes encontrar fácilmente, para no hacernos un lío. También viene muy bien ir practicando mientras se lee, para coger la dinámica de los giros y colocaciones de capas. 
Hay que tener en cuenta, antes de empezar, varias máximas:

  • Las piezas o cuadros centrales de cada cara serán las que determinen de qué color va a ser esa cara.
  • El cubo se divide en tres capas: superior, media e inferior.
  • Los colores tendrán siempre la misma disposición, por ejemplo: el blanco será el opuesto al amarillo, el naranja al rojo, etc. Gira el cubo para comprobarlo y verás cuál es el color opuesto a cada uno de los colores.
  • Primero hay que resolver la capa superior, después la intermedia, y por último la inferior. Si no se hace así, no podrás hacer un cubo Rubik completo.

Este método consiste en ir completando el cubo por capas, primero la superior, después la central, y por último la inferior. Es el método más sencillo para completar un cubo de Rubik, aunque como todos los métodos, requiere práctica y paciencia.

Empezaremos con la denominada cruz superior, que es el paso menos complicado y consiste en hacer una cruz en la cara superior del cubo, de forma que, en las capas anexas, los colores también coincidan. El color de cada cara lo fijará su centro. Una vez que tenemos esa cruz en una de las caras, podremos completar una cara superior del cubo Rubik, colocando los cuatro vértices superiores de la cruz que ya hemos hecho en su sitio. Ya tenemos la primera capa.

Seguimos entonces con la segunda capa. Este paso es un poco más difícil, y consiste en colocar en su sitio las cuatro aristas (las piezas con dos pegatinas). Hecho esto, seguimos completando la cruz en la última cara. Para ello, giraremos todo el cubo para que en la última cara quede dibujada una cruz de un solo color. En este paso nos despreocupamos de las caras anexas.

En el siguiente paso, vamos a extender la cruz a la última capa, y ahora si nos preocupamos por las caras anexas, por eso, vamos a hacer que la cruz que formamos en el paso anterior tenga sus colores laterales coincidiendo con las caras anexas. Ya sólo quedan el penúltimo y último paso. 

En este penúltimo paso, colocaremos los vértices de la última capa en su sitio, con todas las esquinas correctamente situadas. Una vez hecho esto, llega por fin la última fase. Y ésta es, sin duda, la fase más complicada. Debemos girar las esquinas para completar el cubo Rubik y ¡ya lo tenemos! Aunque hay que tener cuidado, porque si hacemos un giro indebido, destrozamos todo el cubo y tendríamos que empezar otra vez desde el principio. Parece difícil al leerlo, incluso al explicarlo, pero en realidad no lo es, y lo comprobarás comprobarlo de forma visual cuando estés en pleno entrenamiento con tu cubo Rubik.

Según los expertos y forofos en completar el cubo Rubik con este método, con la práctica puedes tardar en torno a los 2 ó 3 minutos en completar el cubo. Así que, si completar el cubo Rubik es una asignatura pendiente para ti, sólo tienes que animarte e intentarlo. Te costará mucho menos de lo que imaginas y una vez lo consigas te podrás el nuevo objetivo de mejorar tiempos.