El plazo para la realización de la declaración de la Renta 2020 comenzó el 1 de abril y terminará el 30 de junio. Este año se han introducido algunas novedades, como la forma de declarar los bienes inmuebles. Por ello, queremos mostrarte cómo declarar el alquiler de una vivienda.

Toma nota de estas indicaciones, aunque la forma de hacerlo es bastante sencilla. De hecho, se ha simplificado en la propia declaración este concepto, de tal manera que se indicará en un único apartado el uso que ha tenido cada uno de los inmuebles en propiedad durante 2019.

Cómo declaro los ingresos por alquiler

En caso de que el contribuyente haya alquilado un inmueble durante 2019, el borrador de la Renta desglosará todos los conceptos que considere necesarios para calcular el rendimiento neto de capital, al igual que los gastos deducibles o amortización. Al rellenar estas casillas, el simulador Renta Web Open calculará el importe de la amortización reducible. También habrá novedades como la declaración de rendimientos de actividades económicas de estimación directa y la simplificación del domicilio fiscal del contribuyente.

Con el objetivo de que no se te olvide la tributación del alquiler de vivienda u otro tipo de renta que no conste en tus datos fiscales, Hacienda incluye un aviso al obtener estos datos. Además, lleva años vigilando la correcta declaración de los ingresos de alquiler de viviendas, de lo contrario, podrías exponerte a las repercusiones de tener un alquiler sin declarar.

A la hora de realizar la tributación del alquiler de vivienda, debes tener en cuenta si este alquiler es temporal. Es el que se realiza por motivos de trabajo o a estudiantes, aunque el alquiler de una vivienda vacacional también podría incluirse aquí si no está catalogada como tal por la normativa autonómica.

Alquiler de vivienda por temporadas

Si dispones de una vivienda por temporadas, los ingresos que obtengas tributarán como rendimiento del capital inmobiliario. No obstante, no será posible aplicar la reducción del 60%, como es el caso del alquiler de una vivienda habitual. Esto es así porque este alquiler no satisface la necesidad permanente de vivienda.

Antes de proceder a la tributación del alquiler de vivienda, debes saber que se deben declarar dos períodos diferenciados de forma clara en el mismo año:

  1. El período en el que está alquilada la vivienda. Se declararán los ingresos íntegros y podrán ser deducidos todos los gastos necesarios para su alquiler, pero solo en proporción a los días en que ha estado alquilada.
  2. El intervalo de tiempo en que la vivienda está libre y, por tanto, a disposición de los propietarios. En este caso, se realizará una renta imputada por Hacienda por poseer un inmueble que no es vivienda habitual.

Declaración de los días que está alquilada la vivienda

Si te encuentras rellenando el borrador de la Renta 2019 y llegas al aparatado de bienes inmuebles, debes señalar la referencia catastral de la vivienda y señalar la clave 3 'A disposición de sus titulares y arrendado'. A continuación, rellena la casilla de inmuebles arrendados, subarrendados o cedidos a terceros, señalando 'Otros rendimientos distintos de los anteriores', pues no se trata de un alquiler de vivienda habitual.

También conviene que sepas que el rendimiento neto por el que habrá que realizar la tributación del alquiler de vivienda, será el resultado de restarle a los ingresos totales los gastos necesarios para obtener dichos ingresos. Así, si la vivienda ha estado arrendada nueve meses por estudiantes, solo hay que considerar las tres cuartas partes de los gastos de seguro, luz, agua, gas, IBI, amortización… Si ha estado alquilada 30 días, se podrá deducir la doceava parte de los gastos. Y así, dependiendo del tiempo que haya estado alquilado el inmueble.

En conclusión, tendrás que tributar por los días en los que ha estado a disposición de sus dueños, señalando en el apartado 'inmuebles a disposición de sus titulares' el valor catastral y el número de días que la vivienda ha estado sin inquilinos. La renta imputada será del 1,1% del valor catastral por el período indicado. En el supuesto de compartir la vivienda alquilada por temporadas entre varios titulares, no podrán dejar el alquiler sin declarar. Cada uno declarará sus rentas obtenidas de este alquiler en función de su porcentaje de participación por separado, a menos que se realice la declaración de la Renta conjunta.

Las consecuencias de un alquiler sin declarar

Un alquiler sin declarar supone no poder optar a las reducciones por tener bienes inmuebles al realizar la tributación del alquiler de vivienda. Además, podrían tener que pagar una sanción de entre el 50 y el 150%, por lo que no merece la pena exponerse al riesgo.

De hecho, las reducciones van desde el 60 hasta el 100% y, aun así, un 28% de los arrendamientos en España no se declaran a Hacienda. Esquivar las obligaciones fiscales y tener un alquiler sin declarar expone al propietario a no poder hacer reclamaciones en caso de impago de la renta por parte de sus inquilinos, o por los desperfectos provocados por estos. Al no haber un contrato de arrendamiento, y sin la declaración de los ingresos por alquiler, no existen pruebas, algo que dificulta probar la relación contractual.

Una de las manera para que Hacienda pueda descubrir un alquiler sin declarar, es que el propio inquilino solicite una petición formal al propietario de la documentación para poder hacer la declaración, ya que a él le desgravan por su situación de inquilino. Antes de verte obligado a recurrir, si eres propietario de un inmueble, realiza la tributación del alquiler de vivienda para obtener las ventajosas reducciones y evitar complicaciones.

Información adicional sobre Renta 2019-2020: