MasterChef llega esta noche a la final de su novena edición convertido una vez más en el producto más rentable de RTVE. Y es que, a pesar de la importante caída de audiencia en lineal respecto a la edición anterior, el talent culinario ha vuelto a demostrar que es paradigma de los nuevos consumos.

Noticias relacionadas

Según datos de Kantar, el programa de La 1 y Shine Iberia ha sido una temporada más el espacio más visto en diferido, incrementando su audiencia entre un 30% y 40%, y registrando una media de 600.000 espectadores más.

Su emisión más vista de la temporada en diferido fue la del pasado 8 de junio cuando sumó 669.000 espectadores más (41%) a los 1.633.000 conseguidos en lineal, demostrándose así la fidelidad de su público, que no deja a media ninguna de las entregas del talent.

Con estos datos, el programa pasa de promediar 1,6 millones de espectadores a un total de 2,2 millones. El dato queda lejos de los 3,7 millones de la edición anterior, pero es sin duda el programa de La 1 con mayor repercusión y fidelidad entre la audiencia.

Este consumo en diferido se debe obviamente a los horarios con los que cuenta el concurso y que lleva a los espectadores a tener que trasnochar hasta más allá de las 01:30 horas de la madrugada, y que han provocado centenares de quejas a la oficina del espectador de RTVE.

Lo mismo ocurrió con MasterChef Celebrity, que ha sido el programa que más espectadores en diferido ha acumulado esta temporada con una media de 700.000 espectadores. Una de sus emisiones, la del 17 de noviembre, incluso sumó 837.000 espectadores en diferido. 

El reto del nuevo presidente

Por todo ello no es de extrañar que uno de los objetivos del nuevo presidente de RTVE, José Manuel Pérez Tornero, sea buscar una nueva herramienta que mida realme la audiencia de su contenido digital y el verdadero éxito de los productos. Sobre todo teniendo en cuenta que La 1 es la cadena más vista en diferido con un 14,3%. 

Y es que, además de MasterChef, otras ofertas de la cadena pública como Estoy vivo o Leonardo consiguen aumentar su audiencia gracias al diferido. La ficción de The Good Mood reunió una media de 367.000 espectadores en diferido, mientras que la ficción histórica sumó 233.000 seguidores.

En este sentido, Tornero ha explicado que “nos preocupa incorporar indicadores que también midan aquellas zonas de oscuridad que no se ven: consumo en internet, en móviles, en lugares públicos... Y nos preocupan también los datos cualitativos. Aspiramos a tener una panoplia de indicadores que consigan sutilmente reflejar lo que los audímetros no pueden contemplar. Es algo que he compartido con investigadores, empresarios de medios… Todos necesitamos una métrica que refleje mejor donde conducir el vehículo”.