La actitud chulesca y soberbia demostrada por Rocío Flores el pasado martes durante la gala de Tierra de Nadie, faltándole incluso el respeto al presentador Carlos Sobera, sigue dando mucho que hablar. Tanto es así que Sálvame le dedicó al asunto horas y horas en la tarde de este miércoles.

Noticias relacionadas

Y entre comentario y comentario, Kiko Hernández reveló que la hija de Antonio David Flores llegó a amenazar a la productora del programa con no volver a aparecer en un plató de Telecinco si se producía otra bronca como la que tuvo con el Maestro Joao. 

"Es la primera vez que esta chica, que veta a colaboradores porque se lo consienten, se ve sin protección en un plató: tenía al público en contra, los colaboradores en contra... Carlos Sobera tuvo mucha paciencia, ella estuvo muy maleducada con el presentador. Si llega a ser Jorge Javier Vázquez, Paz Padilla, Ana Rosa Quintana o Sonsoles Ónega echan a esta chica del plató. Y ya si es Sandra Barneda la veta", comenzó diciendo Hernández. 

"Me confirman que cuando sale del plató le dice a la productora: 'Cuidado conmigo que, cómo esto se vuelva a repetir, no vuelvo a aparecer en un plató de televisión'. Pero ¿tú quién te crees que eres? ¿Te crees que tú eres una María Patiño o una Paz Padilla? ¿Quién te crees que eres para poner esas exigencias y para vetar? Tú no eres nadie", contó el colaborador.

"Antonio David no te ha protegido en tu infancia, como se ha visto en la docuserie, ni tampoco ahora. Yo veo que a mis hijas le pasa lo que te pasa a ti, y yo me muero de pena y prefiero comer piedras que ver a mi hija así", terminó diciendo. 

La revelación de Hernández no sorprende en exceso ya que según publica Lecturas, la joven habría vetado a los colaboradores que han sido más críticos con su padre. Entre ellas se encontrarían Paloma García Pelayo y Belén Rodríguez.

De hecho, cuando este martes Flores se quejaba que Rodríguez estaba juzgando a Olga Moreno por asuntos de fuera de la isla, el Maestro Joao le espetó que se fuera a Conexión Honduras para decírselo a la cara.