La televisión bielorrusa ha dedicado un intolerable ataque homófobo a Måneskin, grupo que el pasado 22 de mayo se hacía con la victoria del Festival de Eurovisión representando a Italia. Un presentador del canal CTV ha pronunciado unas polémicas palabras para hablar de la victoria de la banda en el certamen, que no fue retransmitido en Bielorrusia.

Noticias relacionadas

"Son homosexuales pervertidos, basura que sabe a sida", afirma el presentador, que agradece "a Dios" que el país haya decidido no emitir el Festival. "El mundo moderno de la democracia y el progreso está avanzando con éxito hacia la demencia total, hacia individuos en tanga, hacia la destrucción de todo lo que es humano en el hombre", asevera.

Al final de su discurso homófobo, el presentador hace gala de sus valores antidemocráticos asegurando que Bielorrusia debe "separarse de tal progreso con el Telón de Acero", haciendo referencia al término que se utilizaba tras la Segunda Guerra Mundial para referirse a la división ideológica entre la Europa socialista y la capitalista. "Preferimos la dictadura", confiesa abiertamente.

Lo cierto es que, antes de esta polémica, Bielorrusia pretendía participar en Eurovisión 2021 con un tema cuya letra criticaba a la oposición del país y promocionaba la dictadura de Aleksandr Lukashenko. La UER dio a la delegación la oportunidad de cambiar su propuesta, pero el segundo tema presentado tampoco pasó el filtro de la organización, que finalmente explicó en un comunicado su decisión de descalificar al país por incumplir las reglas del concurso que "garantizan que el festival no se instrumentalice ni se desacredite".

Polémica

Esta no es la primera vez que los ganadores de Eurovisión 2021 se ven cuestionados. La misma noche en que consiguieron el micrófono de cristal, un vídeo en el que Damiano, vocalista del grupo, parecía estar consumiendo cocaína en la Green Room durante el reparto de puntos provocó numerosas críticas y hasta peticiones de descalificación a Italia.

A pesar de que el artista mostró abiertamente su rechazo a las drogas y explicó que estaba mirando un vaso que su compañero acababa de romper, finalmente tuvo que pedir someterse a un test para poder zanjar la polémica. La prueba arrojó un resultado negativo, tal y como explicó la UER en un comunicado.